Blog de e-park

Volkswagen confirma la llegada de su crossover eléctrico, en 2020

Volkswagen quiere seguir liderando el mercado en un futuro que está reservado para el coche eléctrico. Por eso ha presentado un concepto que podrás ver por las calles a partir de 2020. Se trata del I.D. Crozz, el primer SUV de la marca impulsado por baterías cuyas especificaciones te dejarán con la boca abierta.

La firma automovilística alemana ya ha paseado su prototipo por los salones de Shanghái y Frankfurt 2017, y lo ha llevado recientemente a la feria de Los Ángeles como avanzadilla a su plan de expansión global. Pues el I.D. Crozz entrará en producción, tanto para Europa como para Estados Unidos, a principios de la próxima década.

En particular, el nuevo crossover eléctrico de Volkswagen te ofrecerá un diseño vanguardista de corte deportivo en una envergadura de 4,6 metros que contendrá lo último en tecnología sostenible. De este modo, sus dos motores, ubicados sobre los ejes, te ofrecerán una potencia total de 306 caballos. Y una autonomía que te hará posible recorrer hasta 500 kilómetros con una sola carga. Además, no tendrás que preocuparte demasiado por la batería, ya que dispondrá de un sistema de carga rápida que garantiza el 80 % de la capacidad de las baterías en solo media hora. Su velocidad máxima, limitada por cuestiones de eficiencia energética, será de 180 kilómetros por hora.

Y todo esto, sin que tengas que renunciar al confort. Según la marca, el Volkswagen I.D. Crozz dispondrá de una configuración del espacio interior similar a la del Tiguan AllSpace de siete plazas. Eso incluye un maletero con una capacidad de 515 litros.

Todo esto será posible gracias al sistema de plataforma MEB sobre el que se levanta el próximo todocamino eléctrico alemán. Al carecer de motor de combustión y caja de cambios, se amplía el espacio entre ejes y se ubican las baterías en el suelo del vehículo para ahorrar espacio que se destina única y exclusivamente a tu comodidad.

La gama eléctrica de Volkswagen

El I.D. Crozz sigue el camino trazado por los primeros coches eléctricos de la alemana. Tal vez recuerdes la presentación del primer prototipo a baterías de la marca. El Volkswagen e-Up se mostró al mundo en el salón de Frankfurt de 2009 y, pocos años después, en 2013, ya lo podías adquirir en un concesionario europeo. Se trata de un compacto destinado al uso urbano con un motor de 82 caballos y una velocidad máxima de 130 kilómetros por hora. Con él puedes conducir sin parar durante 160 kilómetros.

El segundo en aparecer fue la versión eléctrica del Golf. El automóvil más vendido en Europa también se mueve por baterías desde 2014. Ese primer modelo te ofrecía una autonomía de hasta 190 kilómetros sin recargar para una potencia de 116 caballos. No obstante, la firma alemana ha mejorado su gama enchufable para este 2017. Y el e-Golf alcanza ya los 136 caballos y velocidades de hasta 150 kilómetros por hora. También han mejorado la autonomía para que no tengas que estar tan pendiente de los puntos de recarga. Esta se amplía hasta los 300 kilómetros de distancia.

Innovación en la marca líder en Europa

El impulso del coche eléctrico ya no tiene freno para Volkswagen, que ha anunciado una inversión millonaria para los próximos años con la que adaptarse al modelo sostenible que se espera en un futuro próximo. Con esto pretende adaptar sus cadenas de producción a la nueva realidad del mercado y seguir siendo la marca que ya tenías como referencia dentro del mercado automovilístico europeo.

Por eso, la innovación es su principal arma de la mano de la línea I.D., que verás aparecer durante la próxima década. De hecho, la firma alemana ha presentado otros conceptos de vehículos impulsados por energía eléctrica. Y en ella se incluye una berlina, el I.D., el monovolumen I.D. Buzz y el flamante crossover I.D. Crozz. Estos serán los buques insignia de una marca líder que pretende ir adaptando poco a poco todos sus modelos a la tecnología eléctrica.

Pero la innovación de los ingenieros de Volkswagen no se detiene en dotar a sus vehículos de motores más ecológicos y responsables con el medio ambiente. En la reciente presentación del primer SUV eléctrico se ha explorado la posibilidad de ofrecerte, más adelante, características de conducción autónoma. Esto implica que el I.D. Crozz será más inteligente aún de lo que pensabas. Cuando te subas al todocamino del futuro y decidas encomendarte a sus mandos, el volante se ocultará en el salpicadero y el vehículo se conducirá solo. Sus faros serán también sus ojos y su forma de comunicarse con el resto de coches y peatones con los que compartirás la vía.

Por otra parte, Volkswagen trabaja en un sistema que han denominado Interactive Headlights. Se trata de una innovación que te permitirá comunicarte con el vehículo sin tocar ningún botón para, por ejemplo, activar el limpiaparabrisas o encender el aire acondicionado. Funcionará mediante el control de tus gestos.

Compromiso con el medio ambiente y beneficios para el conductor

El imparable avance hacia la implantación del coche eléctrico no es una cuestión de modas tecnológicas o un esfuerzo para quienes consideran que hay que dar un respiro al medio ambiente. Los recientes episodios de contaminación del aire en ciudades como Madrid o Barcelona y los cambios legislativos para priorizar el uso de coches más eficientes te dejarán fuera de juego si eres un defensor a ultranza de los vehículos impulsados por hidrocarburos.

Actualmente ya existen múltiples beneficios para los conductores que circulan en coches híbridos o eléctricos por nuestras carreteras, tales como el acceso a las ciudades cerradas por contaminación o la utilización de carriles específicos que te harán llegar más rápido a tu destino, al no estar tan congestionados. Y la Dirección General de Tráfico (DGT) ya ha dado un primer paso hacia el futuro sostenible de la circulación con su nueva catalogación de los vehículos según su nivel de emisiones de gases. Probablemente ya tengas o hayas visto el distintivo que emite la DGT para diferenciar a unos coches de otros en función de su comportamiento con el medio ambiente. El uso de aquellos menos contaminantes deja a la Administración la puerta abierta para ofrecer todo tipo de incentivos a sus conductores. Algo que va más allá del indudable ahorro para tu bolsillo en la compra de combustible.

El coche eléctrico en España

Aunque pudiera parecerte algo de ciencia ficción, el coche eléctrico está más cerca de lo que imaginas. Ya no es raro verlo por las calles y las cifras de ventas así lo demuestran. En lo que va de año, en España han pisado el asfalto más de 7300 nuevos vehículos de este tipo. De hecho, la mayoría de las marcas ya han evolucionado o están en fase de desarrollo de sus modelos impulsados por baterías.

No hablamos de híbridos como el Toyota Prius, que lleva décadas entre nosotros. Sino de otras casas que se han decidido a apostar por la movilidad sostenible como reto de futuro. Es el caso de Renault con el Zoe. En las calles desde 2012, es algo más grande que un Clio y ofrece un motor de 88 caballos con una autonomía que te llevará hasta los 300 kilómetros. Esta es la primera opción de los compradores de coches eléctricos españoles. Este año ha superado el millar de ventas en nuestro país, por lo que no te extrañará cruzarte con él por la calle.

El Outlander PHEV es el segundo eléctrico más vendido del año en España. Se trata del híbrido enchufable de Mitsubishi, cuyas baterías aún son de apoyo al motor principal y ofrecen una autonomía de 50 kilómetros. Y le sigue de cerca el Nissan Leaf, este sí es íntegramente eléctrico. Dispone de 109 caballos y una autonomía de hasta 172 kilómetros. Además, es el primero en disponer de un panel fotovoltaico que usa la luz solar para recargar la batería auxiliar.

BMW i3, Opel Ampera, Chevrolet Volt, Citroën C-Zero… La lista de coches eléctricos que puedes encontrar en el mercado ya es bastante amplia. De hecho, marcas como la francesa Citroën o la británica Maxus ya distribuyen versiones a batería de sus vehículos comerciales.

El efecto Tesla

Pero el gran mérito de que el coche eléctrico esté ganando la batalla es de la marca Tesla. No fue la primera en dotar a un vehículo de baterías para desplazarse de manera sostenible. Pero su trabajo de innovación dio el impulso que necesitaba el sector para lanzarse de lleno a este mercado.

El coche que te resultará más reconocible de la firma estadounidense es el Model S. Con él demostró que podía competir con las berlinas de las grandes marcas mundiales. Comenzó a venderse a mediados de 2012. Con una potencia superior a los 500 caballos, actualmente te permitirá sortear distancias de 338 a 507 kilómetros con una sola carga, según el modo de conducción que elijas. Y su producción anual ronda las 50 000 unidades.

El éxito de modelos como el S han llevado a Tesla a seguir innovando hasta tal punto que prevé comercializar el primer camión de mercancías puramente eléctrico en 2019. Tendrá capacidad para recorrer 800 kilómetros a plena carga. E incorporará las tecnologías de conducción automática que han hecho famosa a la marca. Además, la compañía trabaja en un modelo deportivo, el Tesla Roadster, que alcanzará una velocidad punta de 400 kilómetros por hora y conservará la batería hasta los 1000 kilómetros.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.