Blog de e-park

Seis auriculares a prueba de agua que puedes llevarte a la playa

Si con la llegada del verano te transformas en una criatura marina. Acudes asiduamente a la playa o la piscina a sofocar el calor con la práctica de deportes acuáticos. Te encanta nadar, bucear o hacer paddle surf. ¿Por qué no llevarte contigo la música que te gusta?

¿Aún crees que la electrónica está reñida con el agua? Por norma general, el resultado de sumergir un aparato era, hasta ahora, sinónimo de un desastre asegurado. Pero la tecnologia ya te permite llevar tus auriculares a la playa y darte un baño o hacer unos largos en la piscina sin renunciar a tus listas de reproducción favoritas.

Cómo elegir unos buenos auriculares para nadar o bucear

Seguro que ya conoces los cascos deportivos, con una buena ergonomía y resistentes a salpicaduras y al sudor. Pero eso no siempre significa que puedas meterlos en el agua, y hasta su limpieza la tienes que realizar con cuidado. Por suerte, algunos fabricantes están reforzando la tolerancia de sus dispositivos al agua, de modo que ya puedes hacer casi cualquier cosa que te propongas con ellos.

No obstante, tienes que tener en cuenta una serie de aspectos de gran importancia a la hora de elegir unos buenos auriculares para nadar o practicar cualquier otro tipo de deporte acuático.

La certificación IP

El factor más importante para saber si los cascos que vas a comprar son a prueba de agua o no es la certificación de protección IP. ¿Qué es esto? Si has renovado recientemente tu smartphone seguramente hayas visto este código en su ficha técnica. Ya que su uso en este tipo de aparatos se ha vuelto habitual entre los fabricantes de móviles.

Esta etiqueta atiende a la norma internacional IEC 60528 sobre grados de protección. Y, al igual que en los teléfonos inteligentes, ahora se utiliza en una gran variedad de productos electrónicos. Se presenta con las siglas IP (Ingress Protection, en inglés) seguidas de uno o dos dígitos.

De este modo, un IP6 hace referencia a una amplia protección contra el polvo. Y esto se traduce en que el dispositivo está perfectamente sellado para evitar la entrada de casi cualquier partícula en estado sólido.

La segunda cifra es la que te indicará si está diseñado a prueba de líquidos, preferentemente agua, ya que otros fluidos podrían resultar corrosivos y dañar igualmente el aparato. Con esto, un IP67 (o IPx7) garantiza una inmersión completa durante treinta minutos seguidos a un metro de profundidad.

Este es el estándar de la mayoría de los auriculares acuáticos hoy en día. Pero existe un índice de protección aún mayor que ya se empieza a implementar en este tipo de dispositivos. Se trata del IP68. El dígito final especifica que la inmersión se puede realizar en condiciones aún más severas. No obstante, deberás estar atento a las indicaciones del fabricante para conocer los tiempos y las profundidades máximas a las que podrás bucear con tus auriculares.

Ergonomía

Otra de las variables que deberás tener presente antes de la compra es su ergonomía. Si practicas deporte habitualmente con música, sabrás que no es solo una cuestión de comodidad. Efectivamente, las almohadillas tienen que ofrecer un ajuste perfecto para que no se muevan o te puedan hacer daño en la oreja durante el esfuerzo.

Pero en el agua, el ajuste cobra aún más relevancia. Ya que un auricular flojo o poco ajustado podría desprenderse de tu cuerpo y acabar en el fondo del mar, haciendo prácticamente imposible su recuperación.

En este aspecto, los cables también pueden ser un problema. Sobre todo en actividades como la natación, en la que la brazada pasa muy próxima a la oreja y podrías enredarte fácilmente si quedan elementos sueltos que entorpezcan tu avance. Por este motivo, cuanto más pegados a tu cuerpo, más cómodos te resultarán los auriculares durante el ejercicio.

Capacidad

En el mercado de los sin cables hay dos variantes claramente definidas. Están los que se conectan a tu smartphone mediante tecnología bluetooth para escuchar la música almacenada en el móvil, y también los que incorporan un reproductor mp3 para hacerlos autónomos. ¿Cuáles son los pros y los contras de cada uno de ellos?

En primer lugar, los dispositivos bluetooth dependen de una conexión con otro aparato que, en el mayor de los casos, se queda en tierra firme porque no ofrecen la protección adecuada para zambullirse con ellos. Por lo que su radio de acción es más limitada y depende únicamente del alcance de la señal entre el móvil y tus cascos. Por eso su uso podría estar más limitado a actividades acuáticas en entornos más reducidos, como una piscina.

Los segundos, los que incorporan un reproductor de música, te permiten desplazamientos más largos y, por tanto, están más preparados para deportes marinos, en los que se recorren mayores distancias sin miedo a perder la conexión con el smartphone. Esto se traduce en una mayor autonomía.

Es en este caso en el que hay que prestar atención a la capacidad de almacenamiento de los auriculares. Para disponer de una buena lista de reproducción necesitarás un mínimo de cuatro gigas de espacio.

Batería

La carga de la batería también es un factor a tener muy en cuenta en este tipo de dispositivos. No tanto la autonomía en modo de espera, sino la cantidad de horas continuadas que podrás disfrutar de la música antes de que se agote.

Como es obvio, los auriculares con conexión por bluetooth consumen mucha más batería que los que son autónomos. Por lo tanto, asegúrate de que el dispositivo que elijas te garantice las suficientes horas de escucha para realizar tus sesiones acuáticas sin problemas o para pasarte toda una tarde más amena en la piscina.

Seis propuestas asequibles para escuchar música bajo el agua

La tecnología no siempre está reñida con el precio. Puedes hacerte con unos buenos auriculares a prueba de agua por menos de 40 euros y encontrarás algunos modelos en el mercado a partir de 20 euros. Así que nada te impide disfrutar de tus dos pasiones del verano, la música y la playa o piscina, sin tener que renunciar a ninguna porque tus viejos cascos no se pueden mojar.

Lianya 802 Black

Por poco más de 20 euros tienes este aparato que se conecta a tu móvil por bluetooth 4.1. El Lianya 802 Black es un tipo de auricular ergonómico que abraza tu oreja con un cómodo gancho que evitará que se te caiga en plena actividad. Los cascos tienen la máxima protección contra el agua, disponen de un sistema de cancelación de ruido y te ofrecen hasta ocho horas de reproducción continua con una carga de una hora y media.

KKgud

Los KK-Electronics de KKgud son unos auriculares autónomos con reproductor incluido en la carcasa. Esto se traduce en que podrás distanciarte todo lo que quieras de tu teléfono móvil sin renunciar a la música o a la radio FM incorporada. Los puedes encontrar por menos de 25 euros. Son de tipo botón, es decir, que se ajustan en el interior del oído y están conectados a la unidad de almacenamiento situada en la nuca. También son totalmente resistentes al agua.

Tronsmart TH-Hydra

Al igual que los primeros, este modelo de la marca Tronsmart se ajusta a la oreja mediante un gancho posterior. Utiliza la tecnología bluetooth 4.1 para comunicarse con tu smartphone en un radio de unos diez metros. También cuesta menos de 25 euros y está diseñado para soportar el agua. Ofrece un sistema patentado de supresión de ruido para mejorar tu experiencia sonora y un tiempo de reproducción de doce horas.

Sparin A06

Los auriculares deportivos de Sparin tienen el mismo nivel de protección contra el agua que los anteriores. Su diseño también es muy similar, con un arco semirrígido que rodea tu oreja para un mejor ajuste. Son inalámbricos y pueden proporcionar ocho horas continuadas de funcionamiento con una sola carga de batería. Lo mejor de todo es que su precio apenas roza los 20 euros.

Treblab J1

El modelo de J1 de Treblab promete un plus de calidad en el sonido que recibes. Son de tipo botón y se ajustan a la perfección mediante almohadillas de espuma expandibles en el interior de tu oído. También se conectan por bluetooth, pero utilizando el protocolo aptX, que evitará cortes durante la reproducción. Su batería alcanza las nueve horas a pleno rendimiento. Eso sí, su precio ya se acerca más a los 40 euros.

Hopday U8

También son inalámbricos los auriculares U8 de Hopday, a la venta en torno a los 20 euros. Como muchos otros en esta lista, se enganchan a la oreja mediante un puente trasero y disponen de la máxima protección contra el agua. Se puede emparejar con hasta dos dispositivos y su batería soporta de seis a ocho horas de reproducción con una carga completa de dos horas.

Pero si lo que buscas es algo más avanzado para acompañarte en tus sesiones acuáticas, puedes encontrar modelos mucho más sofisticados como la serie NWW410 de Sony o los Finis Neptune. No obstante, esta tecnología requerirá un desembolso mayor, ya que se mueven en precios por encima de los 100 euros.

En cualquier caso, con esta selección estarás más que preparado para disfrutar al máximo del verano en la playa o la piscina sin miedo a que tus auriculares se estropeen debido a la exposición a los elementos.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.