Blog de e-park

La tecnología pega el salto a las pasarelas y al mundo de la moda

La moda y la tecnología se dieron la mano y han ido dando pasos de gigante hasta encontrarnos en el punto en el que nos hallamos hoy; tal vez, no demasiado conscientes de cómo la tecnología se ha incorporado al mundo de la moda casi de una manera imperceptible. Una revolución silenciosa que hemos aceptado y a la que nos hemos acostumbrado de una forma increíblemente rápida.

Si echamos la vista atrás y nos paramos a pensar en la cantidad de avances con los que contamos hoy, y que hace tan solo unos años eran impensables, con toda probabilidad sintamos un poco de sorpresa. He ahí el quid de la cuestión: vivimos en un mundo que avanza a una velocidad de vértigo e inmersos en esa vorágine no nos damos cuenta de que formamos parte o asistimos a unos avances prodigiosos y únicos.

Estamos asistiendo a la “fashion revolution 3.0” en el mundo de la moda

En menos de una década surgieron un sinfín de redes sociales destinadas, en principio, a la interacción entre personas de manera online. A día de hoy se han convertido en los mejores escaparates de las firmas a nivel mundial. Un escaparate al mundo que engloba las pequeñas y medianas empresas y las multinacionales.

Una tendencia que seguimos todos como autómatas pero que tuvo precursores y visionarios, que estaban en el momento justo y en el sitio adecuado. Marcas y diseñadores que abrieron el camino a los demás reinventando el uso de estas redes, como el caso de Michael Kors precursor de la venta de su firma en una de estas redes.

Luego vinieron los castings a través de otras redes sociales y nos dejaron en auténtico estado de shock, para que unos años más tarde todo esto forme parte de nuestro día a día dentro de un marco de normalidad absoluta.

Las bloguers que empezaron a recorrer el mundo, ahora están dando paso a las influencers: las nuevas reinas en la venta de tendencias a través de las redes y de la tecnología, por supuesto, como vehículo para la consecución de su fin.

Estrategias de marketing avanzadas y que experimentan cambios y nuevas herramientas a la misma velocidad que avanza esta era, marcada por las nuevas tecnologías en las que, por ejemplo, hacer una foto, retocarla, editarla y lanzarla al mundo es solo cuestión de un segundo.

En definitiva, un mundo globalizado en el que la tecnología, cómo no, ha pegado el salto a las pasarelas y con ese impulso se abren las puertas a nuevos avances. Si pensabas que lo habías visto todo, estás muy equivocado. Abre los ojos, pero también tu mente. Estás a punto de asistir a una nueva revolución en el mundo de la moda en un futuro inmediato que no vas a poder creer y este mundo, quiero recordarte, no es para incrédulos.

Los probadores inteligentes

Las tiendas del futuro ya los tienen en sus planes. ¿Imaginas un probador con espejos inteligentes capaces de reconocer el perfil del cliente y poner al alcance de su mano las prendas o artículos que más se ajusten a su perfil? ¿Lo imaginas? Pues date prisa en hacerlo, porque cuando te quieras dar cuenta los tendrás instalados en las tiendas. Ya se están comercializando como materialización de la necesidad de los comercios de entretener a sus clientes, de aumentar el tiempo de estancia en una tienda para finalmente hacer que compre en ella.

Datos de consumo perfectos para las empresas y una experiencia tecnológica para los clientes, que podrán incluso grabar las secuencias de sus pruebas. Todo mucho más allá de un selfie.

Memmory Mirror es una prueba evidente de que estos espejos ya están aquí y han venido para quedarse. Una experiencia única más allá de los sentidos, tal y como ahora los conocemos.

Posibilidad de compra a través de carteles tecnológicos

Será lo más parecido a comprar de manera directa a través del cristal de un escaparate. No hará falta que entres. Tendrás pantallas táctiles. Una pantalla inteligente con la que podrás interactuar no solo tocando, también gesticulando. Una manera de comprar diferente y desconocida hasta el momento. Podrás comprar en estas pantallas y recoger tus pedidos en la tienda más cercana de la marca en cuestión.

Para que te hagas una idea, serán como máquinas expendedoras, pero de marcas con tiendas físicas en otros puntos de la ciudad. Increíble, pero cierto. De momento, existe un prototipo mientras nombres propios de algunas marcas ya suenan como los primeros en probar este tipo de pantallas, que traen el ecommerce al mundo físico en cualquier lugar y a cualquier hora. Tecnología en estado puro.

La tecnología wearable en el mundo textil. Se ha colado a codazos y ante la incredulidad de los más escépticos

¿Quién no lleva algún tipo de dispositivo encima? ¿Quién está a salvo de un teléfono móvil, una tablet o incluso un smartwatch? Probablemente nadie. Pues esto del wearable en el mundo de la moda no es más que un paso adelante en la tendencia: incluir algún tipo de dispositivo inteligente en las prendas que vestimos.

Parece que, aunque de momento es en el mundo deportivo donde se ha iniciado esta escalada, se espera que se produzca una masificación de este tipo de prendas con tecnología incorporada a medio plazo. Aunque hace algunos años una famosa firma de prendas vaqueras ya lo intentó sin demasiado éxito, en estos momentos todo apunta a que esta vez va a ser la definitiva.

De momento, ya en el mercado existen prendas y accesorios que chivan el estado de ánimo, por ejemplo, de sus dueños a través de una iluminación LED. Vestidos en los que aparecen publicados tuits, camisetas que se conectan a internet y nos ponen al día según las actualizaciones de una red social, zapatillas inteligentes conectadas mediante bluetooth a nuestros teléfonos, prendas que nos protegen del sol, brazaletes de diseño que miden nuestros ritmos cardíacos y lo más llamativo: un bolso que te limita el gasto.

El futuro ya está aquí

Queda ahora ese tiempo que está por llegar; ese tiempo en el que comprobaremos si los vestidos que parecen tener vida propia tendrán recorrido en el mercado, como el resto de avances que se han presentado en los últimos tiempos dirigidos a la revolución del mundo de la moda. Pero de lo que no cabe duda es de que, así las cosas, la revolución tecnológica en la moda ya está aquí con un concepto en el que todo está al alcance del mundo a través de una pantalla, a través de un solo clic.

Podemos comprar con un solo dedo, pagar con nuestros móviles sin sacar la tarjeta de crédito, ver desfiles en streaming, patronar prendas sin necesidad de tener un lápiz y unas tijeras, retransmisiones en 3D, la celebración del novedoso InstaMeet, las cámaras lytro que posibilitan cambiar el enfoque una vez realizada la fotografía, la posibilidad de ver los looks de un desfile de manera inmediata en 360 grados y una cobertura informativa en tiempo real como nunca antes se ha visto.

Unos pocos ejemplos de lo mucho que está sucediendo, de la multitud de herramientas aún desconocidas para la gran mayoría, pero la prueba evidente de que esta revolución tecnológica está más presente que nunca en las pasarelas en particular y en el mundo de la moda en general.

Parece que la moda agarra con fuerza la mano tendida por la tecnología ahora más que nunca; prueba de ello es el sinfín de novedades de las que hemos hablado y las que se nos quedan en el tintero. Un mundo que parece haberse sumado a la órbita por la que circulan los avances técnicos en círculos concéntricos, que en estos momentos pueden ser difíciles de digerir pero que están a un solo paso.

Cierto vértigo esto de los avances. Una sensación normal. Pero tranquilos porque el futuro de la moda no es que esté por venir, es que ya está aquí y no nos hemos dado cuenta. Foros internacionales en los que se dan cita las más importantes multinacionales tecnológicas para abordar los binomios previstos con el mundo textil, pasarelas que no solo se pueden ver en tiempo real y a distancia. Pasarelas que regalan accesorios en 3D o elementos para tu smartphone en los que ver parte de ese desfile como si de un avatar se tratara. Museos de la moda con los últimos avances, ateliers con todos los medios más novedosos a su alcance, tejidos avanzados con impresiones nunca vistas o tiendas que todos conocemos, en la que ya nos permiten cambiar el color de una prenda o una talla e incluso pagar con tarjeta a través de sus probadores inteligentes.

Prepárate para traspasar la pantalla de tu móvil. Prepárate para llegar donde nunca has llegado. Abre los ojos y tu mente a una nueva manera de entender la moda y disfrutarás de toda una experiencia que está por venir. Está claro que en 2020 no habrá coches que vuelen o tal vez sí, pero de lo que estamos seguros es de que verás tu imagen reflejada en uno de esos espejos inteligentes. Está a punto de comenzar una nueva revolución en el mundo de la moda.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.