Blog de e-park

Elegir coche manual o automático

A la hora de comprar un coche existen varios factores que tener en cuenta, como el coste o la seguridad del vehículo, que son claves para realizar una buena elección. Lamentablemente, existe una gran cantidad de usuarios automovilísticos que desconocen las diferencias entre un cambio automático y uno manual. Además, analizar los diferentes tipos de trasmisión es muy importante para entender las ventajas e inconvenientes que caracteriza a cada modelo.

Tipos de cambios automáticos

Muy bien, ya hemos decidido que nuestro coche tendrá cambio automático, pero ¿qué tipo de cambio automático? Actualmente, existe en el mercado una gran variedad de cambios automáticos con diferentes características. Los cuatro tipos más comunes son:

1. Convertidor de par

En el pasado, eran los modelos de cambio más innovadores del mercado, ya que fueron montados en los primeros vehículos con cambio automático. En nuestros días, siguen funcionando con notables modificaciones que se han ido ajustando a los diferentes gustos y necesidades de cada época. El convertidor de par tiene forma de volante y se conecta desde un embrague hidráulico.

La estructura del dispositivo es simple y resistente. Debido a esto, suele ser un sistema muy utilizado en coches automáticos, ya que no tiende a dar mayores problemas. Además, gracias al próspero desarrollo tecnológico de la industria automovilística los modelos actuales son capaces de soportar un mayor desgaste. También, son sistemas mucho más silenciosos que antaño.

Una excelente opción con increíbles resultados y una inmejorable relación calidad-precio. Por si fuera poco, en motores de cilindrada superior es el mejor tipo de cambio; por eso, las marcas lo utilizan en sus vehículos grandes con mucha potencia.

Por otra parte, aumenta el consumo con respecto a un modelo de cambio manual, excepto algunos modelos vanguardistas que cuentan con 9 cambios. Actualmente, algunas de las marcas más conocidas que montan el modelo 9-GTRONIC (9 cambios) son Mercedes, Land Rover o Jaguar. Este tipo de tecnología permite que el coche circule a una velocidad de 120 Km/h a menos de 1.400 rpm, una cantidad muy baja si se compara con otros modelos. Por extensión, el consumo del automóvil se relaciona estrechamente con las revoluciones del motor, así que un aumento o ahorro en el mismo puede ser significativo a largo plazo. En algunos modelos el ahorro de combustible puede ser igual o superior al 16% con respecto a cajas con diferentes características.

2. Cambio manual pilotado

Se trata de una mezcla entre cambio automático y manual, pero se incluye en la categoría de automáticos por poseer un sistema de embrague en su interior, sin necesidad de activarlo desde fuera.

Este tipo de modelo brinda un increíble funcionamiento; ya que, por las características del cambio, se adapta tanto para conducir de forma agresiva como para hacerlo de manera más tranquila. Cada día, una gran cantidad de marcas importantes montan la camaleónica trasmisión por sus grandes resultados. Algunas de las marcas forman parte del Grupo PSA (Peugeot y Citroë​n), Lamborghini, Maserati y Aston Martin. Además, algunos modelos utilitarios de Seat y Toyota también utilizan la misma trasmisión.

El principal inconveniente de estos modelos es su mal uso, ya que la mayoría de los usuarios desconocen cómo funciona correctamente. Al no tener pedal de embrague, es recomendable levantar el pie del acelerador cuando se va a cambiar de marcha. Lo mejor será que el conductor se familiarice con la trasmisión para evitar cambios bruscos o latigazos que acaben por dañar el modelo. En pocas palabras, resultados parecidos a los del cambio manual, pero algo más lentos y fallones.

3. Cambio por variador continuo

Las marcas japonesas como Toyota, Lexus o Nissan utilizan mucho este tipo de cambio, ya que ayudan a reducir el consumo final del coche. La gran ventaja de este modelo es que una vez en marcha debes acelerar muy poco para mantener la velocidad, con el consiguiente ahorro que implica.

Por otro lado, este tipo de trasmisión monta un embrague común y un embrague electrohidráulico o un convertidor de par. Además, es un modelo capaz de brindar muchas marchas, para comodidad y satisfacción del conductor.

En la parte negativa del modelo encontramos que las sensaciones al volante no son muy buenas, ya que al acelerar se crea un sonido demasiado fuerte que no es acorde a la respuesta del vehículo.

4. Cambios de doble embrague

Es algo parecido a tener dos cajas de trasmisión en una, ya que junta la facilidad de un convertidor de par con la velocidad de los mejores cambios manuales. A un lado de la caja encontrarás las marchas pares y en el otro lado las marchas impares, esto propicia un ahorro significativo de tiempo a la hora de efectuar el cambio de marcha. Por ejemplo, cuando engranas primera, automáticamente, el segundo embrague se prepara para meter la segunda. Además, la suavidad con la que funcionan todos los componentes consigue una mayor durabilidad de los mismos.

Se trata del cambio ideal para un coche que se utilizará todos los días y cuenta con una amplia serie de adeptos, puesto que marcas como Nissan, Skoda y Wolkswagen se encargan de montarlos en algunos de sus últimos modelos.

Aunque parezca increíble, estos modelos de trasmisión están consiguiendo que la gente se olvide de los cambios manuales, ya que son muy parecidos, excepto en el coste.

Ventajas de los coches automáticos

Desde hace años, ver en las carreteras españolas circular coches con cambios automáticos es cada vez más normal. Puede parecer una creciente moda, que antes o después pasará, pero nada más lejos de la realidad, ya que estos modelos cuentan con una serie de importantes beneficios para todo aquel que se decante por adquirir uno:

1. Mantenimiento

El motor de un coche con cambio automático sufre menos que uno de cambio manual, gracias a que los cambios entran suaves y se efectúan en el momento adecuado. Además, cambiar de marchas de forma dura puede producir roturas y desperfectos.

2. Seguridad vial

Para algunas personas puede resultar estresante estar pendiente del embrague y la palanca de cambios al mismo tiempo. Con el sistema automático ya no tendrás ese problema y así podrás estar más atento a lo que tienes delante.

3. Comodidad

Una de las principales razones de los usuarios para conseguir el cambio automático es la comodidad, puesto que circular en la ciudad significa tener que arrancar y parar muy a menudo. Además, el cambio manual puede resultar agotador después de un tiempo.

Desventajas de los coches automáticos

Pero todo no podía ser bonito, también existen ciertos aspectos negativos que rodean a los coches con cambios automáticos:

  1. Alto coste: Existe una gran desigualdad de precio entre modelos automáticos y manuales, llegando a superar los 2.000 euros de diferencia entre modelos con diferentes trasmisiones.
  2. Mantenimiento: En un vehículo con cambio automático los frenos son más exigidos que en uno de cambio manual, ya que no podemos utilizar el freno motor. Aunque, incorporando un cambio secuencial sí es posible. Por otro lado, el consumo de combustible suele ser bastante más elevado.
  3. Revisiones: Al contar con los últimos elementos tecnológicos en el sector de la automoción, las revisiones son mucho más costosas que en los cambios manuales de antaño. Lo moderno suele ser más caro.

Ventajas de los coches manuales

  1. Menor gasto en combustible: Al no utilizar tanto el pedal del freno en el coche, gastarás menos cantidad de combustible. Además, se sabe que entre algunos modelos existen diferencias de hasta el 10% en el consumo habitual del vehículo. Afortunadamente, los nuevos cambios automáticos que llegan al mercado están reduciendo la diferencia considerablemente.
  2. Económicos: Los vehículos de trasmisión manual son más baratos, al igual que las revisiones, el mantenimiento y las reparaciones que puedan sufrir a lo largo de su vida útil. Esto se debe a que no cuentan con una tecnología tan innovadora como los cambios automáticos.
  3. Aceleración mayor: Los modelos con cambio manual tienen una mayor potencia de aceleración, ya que no se pierde efectividad por deslizamientos en la caja de cambios. Por ello, son trasmisiones utilizadas en vehículos con bastante potencia y aceleración.

Desventajas de los coches manuales

  1. Embragar mucho tiempo: Circular por lugares congestionados de la ciudad provoca que el embrague y la palanca de cambios trabajen mucho en una trasmisión manual, llegando a ser una conducción muy pesada para el conductor a largo plazo.
  2. Coordinación: Para un conductor novel puede ser algo complicado conseguir sincronizar el embrague con la palanca de cambios a la hora de introducir la marcha. Aunque es cierto que con el tiempo y la práctica se puede ir perfeccionando la técnica.

Además de todo lo expuesto anteriormente, la utilidad que le quieras dar al coche es otro aspecto de vital importancia para elegir correctamente el modelo que se ajuste a tus necesidades, ya sea de tipo automático o manual.

Con toda la información sobre los diferentes tipos de cambio que se encuentran en el mercado y sus características ¿cuál prefieren? En cualquier caso, factores de seguridad y coste siempre deben ser tenidos en cuenta.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.