Blog de e-park

Destinos con parking por menos de 150€

¿Quieres hacer una escapada? La solución está mucho más cerca de lo que imaginas. Cada mes tiene, al menos, cuatro fines de semana. ¿Lo ves más claro ahora?

Estamos tratando de decirte que te escapes un fin de semana o un puente. Necesitas ir descargando tensiones y recargando pilas poco a poco. Te lo mereces. No puedes esperar a las siguientes vacaciones sin salir de tu ciudad. 

Ahora es cuando empiezan las excusas típicas: “no tengo dinero”, “me da mucha pereza tener que buscar un vuelo barato entre millones de páginas”, “no sé a dónde ir” y demás barreras que se pone tu mente ante la salida del espacio de confort de tu rutinaria vida. Aunque sabe que, después, será lo más emocionante del mes. 

Hoy estás de suerte, porque tenemos soluciones a todas esas excusas. En cuanto al no tengo dinero te mostraremos cómo no hace falta tener demasiada liquidez para hacer una escapada de fin de semana o de puente. Hay muchas ofertas de hoteles y hostels en los que puedes estar tres noches por mucho menos de 100 €. Apuesta por los viajes lowcost. Por otro lado, no tendrás que buscar vuelos porque resulta que tienes millones de destinos que descubrir por toda España… y puedes hacerlo con tu coche. Por último, la excusa más barata, el “no sé a dónde ir”, se acaba con una buena lista de destinos. Fácil y rápido.

5 destinos por menos de 150 €

1. La Sierra de Cádiz

La desconexión se esconde entre pueblos típicos y calles estrechas. Dentro de esta comarca se encuadra “La ruta de los pueblos blancos”, compuesta por algo más de una decena de localidades en los que la vida es muy barata y el turismo de montaña está subiendo como la espuma. 

En El Bosque, a las puertas del Parque Natural de Grazalema, encontrarás un pequeño pueblo a los pies de la montaña en el que se cuida al visitante sin igual. Gente amable y gastronomía de la tierra (prueba las truchas de su río recién pescadas). Las habitaciones en hoteles rondan los 90 € por dos noches y dos personas. Es decir, a 22.50 € la noche por persona. Sale rentable su relación calidad / precio.

Prado del Rey es un poco más grande y con más vida. Los bares y las fiestas te amenizarán el fin de semana. A final de noviembre es la Feria de la Miel y la Tapa, momento cumbre de un pueblo muy apicultor en el que se te hará la boca agua con las tapas combinadas con miel. Una delicia. Además del bajo precio en los hoteles, también podrás alquilar apartamentos dentro del pueblo por mucho menos de 100 €.

2. Barcelona

Aunque al tratarse de una ciudad capital de las de más importancia del país el precio se incrementa, en cuanto al alojamiento podemos encontrar tanto hostales de habitaciones simples como hostels de habitaciones compartidas a 50 € el fin de semana para dos personas. Los hay en Sants, en Diagonal o en el Eixample (entre muchos más). 

La ciudad late culturalmente, con numerosos festivales de diseño, tecnología y música. Cada día está lleno de impulsos y atractivos. Todo esto sin olvidar el turismo típico y los majestuosos edificios y monumentos representantes de la historia de la ciudad. Tienes para elegir: fiesta, cultura, turismo convencional, tecnología o lo que tú quieras. Barcelona pone tus deseos al alcance de tu mano por menos de 150 €.

3. Sevilla

En la capital de Andalucía también encontrarás múltiples opciones de alojamiento. Es una ciudad con mucha vida y buen tiempo en otoño, el cual es la mejor época para visitarla. Lo bueno de esta ciudad es que resulta barata en cuanto a coste de la vida, por lo que además de alojarte barato también comerás barato, tendrás cañas a 1 € y noches en las que parece que la ciudad no duerme.

Puedes optar por conocer el río y su ribera, donde está el maravilloso barrio de Triana (cuna flamenca). También pasearás por sus puentes, la Torre del Oro, la Maestranza o los diferentes mercados de barrio (Triana, el Arenal) que ahora se han sumado a la vanguardia y tienen puestos creativos, donde antes se vendía la fruta, dedicados a gin tonics, cervezas artesanales o, incluso, reconvertidos en pequeños teatros.

4. Finisterre

En este caso el alojamiento es un poco más caro y casi roza los 100 €, pero el retiro que harás en Finisterre es revelador. Conoce “el Fin del Mundo” y vuelve al trabajo el lunes con una mochila cargada de paz. La naturaleza está en su máximo exponente y la inmensidad te inundará de tranquilidad. Las playas de la Costa da Morte estarán a tus pies.

Además del pequeño pueblo marineo, en Finisterre tienes que visitar su imponente Faro, debajo del cual se encuentra la Cruz Fin del Camino a la que llegan miles y miles de peregrinos del Camino de Santiago en busca de cerrar su ciclo al final de la tierra. Tampoco te puedes perder una puesta de sol mirando al Atlántico desde las playas de La Lagosteira o la Playa del Rostro.

A dos horas se encuentra Ferrol, un pequeño roadtrip hasta allí no estaría mal. Descubrirás una ciudad con una historia muy singular en la que el centro está comenzando a estar desolado. Una ciudad un tanto apocalíptica que merece la pena visitar.

5. Granada

Una ciudad impregnada de cultura árabe. Quedan resquicios por toda ella, mezclados con la cultura andalusí y mucho flamenco. Es una auténtica joya en Andalucía. Se trata de una ciudad pequeña que podrás recorrer en poco tiempo, pero que cuenta con rincones llenos de magia. Los miradores de la ciudad te llevarán a lo más alto y, casi tocando el cielo, podrás observar las mejores vistas granadinas. 

A orillas del Río Darro pasearás por el Paseo de los Tristes, tan bohemio como suena y desde donde, al levantar la frente, te encontrarás con la maravillosa estampa de la Alhambra, que vigila desde una posición privilegiada. En las inmediaciones, debes visitar la calle Elvira, la cual está llena de bares y tiendas de artesanías que combinan un rollo alternativo y árabe a la vez. 

La marcha en Granada está asegurada, es una ciudad universitaria. La calle Pedro Antonio es el máximo exponente de la fiesta universitaria, con bares tan pintorescos como Un Perro Andaluz y PlaymobilEl dinero no es problema, en Granada con cada bebida te sirven una tapa (hamburguesas, montaitos, etc.) con la que acabarás cenado. Una ciudad muy barata.

Viajar en coche

Viajar en coche se está recuperando. A pesar de los vuelos baratos, el coche sigue siendo una opción para viajar dentro del país (o incluso saliendo del mismo). El viaje en coche te ofrece un halo de aventura, se disfruta por sí mismo porque estás dirigiendo tú mismo tu viaje. La emoción de descubrir carreteras nuevas, sobre todo cuando se va a la sierra cuyas vías angostas y emocionantes siempre nos sorprenden. El viaje en coche ya es una aventura en sí. Mucho más intenso que viajar en avión o en tren.

Con las nuevas opciones de consumo colaborativo, además, el viaje en coche sale mucho más económico porque se comparten gastos. Todo esto sin olvidar que suma nuevas experiencias, ya que conoces gente en cada viaje. 

Una de las cosas más maravillosas de viajar en coche es poder parar cuándo y dónde quieras. Es decir, podrás decidir con tu mapa de carretera (o tu smartphone) en qué pueblos quieres parar en cada momento. Puedes dejarte guiar por un cartel de “Visite sus monumentos” y entrar en un pueblo que sea una maravilla. O a veces no, y resulta que el pueblo te decepciona, pero ya lo sabes para la próxima vez. Además, podrás elegir la banda sonora de tu viaje en cada momento.

¿Y aparcar?

Si lo que te preocupa es el aparcamiento en las ciudades o tener que buscar un parking caro, olvídate. Ahora lo tienes mucho más fácil. Con aplicaciones como e-park podrás aparcar en las zonas azules de ORA (Ordenanza para la Regulación de Aparcamiento) y pagar desde tu móvil. ¿Cómo? Ya no tendrás que aparcar y luego buscar el parquimetro para, a continuación, volver a tu coche a colocar el ticket de aparcamiento.

En una sola aplicación tendrás información de la ciudad, de dónde aparcar y podrás realizar el pago online de esos ticket a través del móvil, agilizando el proceso y evitando tener que buscar cambio para poder hacer el pago.

Lo último es que también podrás ampliar el tiempo de aparcamiento sin tener que volver al coche. Podrás hacerlo mientras estás en un bar, cenando, o en el museo de la ciudad. Es la mejor opción para viajar a ciudades en coche.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.