Blog de e-park

¿Cuáles son las diferencias entre las apps móviles como WhatsApp, Telegram y Snapchat?

Hasta hace unos años era impensable poder comunicarse con todo el mundo, pero gracias a apps móviles como WhastApp, Telegram o Snapchat hoy en día es posible. La tecnología e Internet han revolucionado nuestras vidas y la forma de relacionarnos con el mundo, gracias a las aplicaciones de mensajería instantánea. Ofrecen muchas ventajas, como por ejemplo, la posibilidad de interactuar en directo con gente de todo el mundo sin importar ni la zona horaria ni el país o continente donde residan. Además, las oportunidades de comunicación aumentan al poder crear grupos de personas y compartir todo tipo de documentos como vídeos, fotografías, archivos de texto o PDF, etcétera.

También puedes utilizarlas para realizar llamadas vía Internet y hablar con cualquiera. Sin embargo, existe una gran variedad de estas apps móviles en el mercado, a consecuencia de su fama y facilidad de uso. En este artículo vamos a prestar especial atención a las tres más usadas: WhastApp, Telegram y SnapChat.

A continuación, te vamos a contar cuáles son las diferencias entre estas tres apps móviles, para que saques el máximo partido de ellas.

WhatsApp, la más conocida en España

La primera de todas y la más conocida en España es WhatsApp. No en vano, es la más usada en el país gracias a sus más de 22 millones de usuarios. WhatsApp es el rey de la mensajería instantánea y las apps móviles en España. Los datos colocan a esta compañía, comprada por Facebook en 2014 por 21.800 millones de dólares (aproximadamente unos 17.225 millones de euros), como la aplicación de mensajería instantánea más usada en el planeta, con más de 1.000 millones de usuarios alcanzados este año.

La app de mensajería propiedad del dueño de Facebook, Mark Zuckerberg, es la más usada para el envío diario de más de 42.000 millones de mensajes. Los 1.600 millones de fotografías y los 250 millones de vídeos compartidos casi han conseguido que WhatsApp jubile al SMS.

Esta aplicación tan famosa es usada para todas las facetas de nuestra vida cotidiana, aunque también se ha utilizado como método de denuncia para avisar a las autoridades de delitos e infracciones de todo tipo, por ejemplo, grabaciones de robos, desapariciones, etcétera. Según recientes datos del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), gente de todas las edades usa WhatsApp. Y es que, a pesar de que el intervalo de edad más común está entre 18 y 24 años con un 100 por ciento de uso, gente de entre 55 y 64 años dice tenerla instalada en su teléfono móvil, con una penetración del 67 por ciento, y los mayores de 65 con un 20,2 por ciento.

Los datos demuestran que es la más usada a comparación de SnapChat y Telegram. La razón es bien sencilla, su facilidad de uso y su fama han traspasado las fronteras generacionales. WhatsApp es directo y sencillo, y ese es el gran secreto de su éxito.

Telegram, la competencia directa de WhatsApp

El crecimiento de esta compañía propiedad de Pável Durov, empresario ruso y fundador, es imparable. Este año ha conseguido la cifra de 100 millones de usuarios activos al mes. Aunque solo representa el 10 por ciento en comparación con WhatsApp, el aumento de esta aplicación móvil es espectacular, y es que ha conseguido ganarse el respeto del público gracias a la protección y seguridad que usan en el sistema. Telegram es la competencia directa de WhatsApp, pero se distingue de ella por las distintas medidas de protección que ofrece, por las que el pago online es más seguro y efectivo.

La rivalidad entre WhatsApp y Telegram comenzó dos años y medio atrás, cuando se fundó la compañía rusa. Desde el comienzo, las posibilidades de Telegram superaron a WhatsApp, como por ejemplo, la privacidad, la conexión al escritorio de tu ordenador, los chats o, más recientemente, los GIFs y los bots, que WhatsApp ha incorporado hace poco.

Todas las opciones anteriores hacen que los usuarios de apps móviles que se decantan por Telegram sean jóvenes y les guste la tecnología e Internet. La razón es que, aunque es fácil de usar, no es tan conocida como WhatsApp, a pesar de que siempre fue gratuita. Sin embargo, el precio hasta hace poco de 0,86 céntimos de euros que había que pagar por instalar WhatsApp en tu teléfono móvil, no impidió que se convirtiera en el líder de las apps móviles de mensajería.

A diferencia de WhatsApp, la famosa aplicación de fondo azul ofrece la posibilidad de crear tres tipos de grupos diferentes: los grupos, los supergrupos y los canales. El primer grupo puede tener hasta 200 participantes, mientras que el segundo hasta 5.000. Los canales son abiertos y sin límite de participantes. Un ejemplo claro es el uso de los partidos políticos, como Izquierda Unida y Podemos, que lo utilizan como herramienta informativa para llegar a cientos de miles de simpatizantes.

Ya que la privacidad y seguridad son temas que parecen preocupar solo a la gente joven, no es de extrañar que el perfil que utiliza esta aplicación móvil sea joven. El estilo fresco de Telegram triunfa especialmente entre los adolescentes. Y es que la posibilidad de enviar stickers (una especie de emoticonos animados) y no tener que vincular el número de tu teléfono móvil con la app, parecen ser unas de las razones de su éxito.

Esta es una de las diferencias más destacadas con respecto a WhatsApp, que recientemente ha cambiado su política de datos y ha decidido compartir con Facebook tu número de teléfono. Sin embargo, no parece que este sea un problema para WhatsApp, que parece tener el número de usuarios asegurado y aumentando cada día. En cambio, el crecimiento de Telegram es más lento y principalmente fuera de nuestras fronteras. Prueba de ello, es que España es uno de los países donde más se usa WhatsApp y el primero por número de usuarios en Europa.

SnapChat, la más divertida pero la más difícil

Este es el resumen de esta famosa aplicación de mensajería instantánea que ha visto aumentar sus usuarios de una forma tremenda en los últimos meses. Y es que el principal atractivo de esta app es la posibilidad de enviar fotografías y vídeos que se autodestruyen como los mensajes de James Bond. Y es que la destrucción de tus mensajes, junto a otras posibilidades como hacer videollamadas, enviar y recibir dinero mediante el pago online entre usuarios o crear tu propia historia y contenido, hacen que más de 100 millones la hayan instalado en su móvil.

El perfil de esta app es gente menor de treinta años, en especial, adolescentes y universitarios. La razón de ser de SnapChat es la diversión, no en vano, su logo es un fantasma que sonríe. Hay más razones por las que muchos jóvenes se decantan por SnapChat, como que no dispone de una galería multimedia y tampoco necesitas una tarjeta SIM para completar el registro. Por tanto, puedes utilizarla desde otros dispositivos móviles como un portátil o una tablet.

Puedes completar el registro usando los datos de Facebook y adornar las fotografías mediante filtros, leyendas, caretas y cualquier cosa para sorprender a tu pareja, familia o amigos. Sin embargo, a diferencia de WhatsApp y Telegram, carece de opciones tan útiles como el envío de tu localización geográfica o GPS para que te encuentren. Tampoco puedes compartir ningún tipo de documento. Sin embargo, Telegram y WhatsApp si te permiten todas las opciones anteriores.

Otra de las diferencias más destacables entre las tres apps móviles es el contenido que puedes compartir. En Telegram y WhatsApp apenas hay diferencias, en cambio, en SnapChat compartir y enviar cosas está más restringido. Tiene cosas parecidas con respecto a algunas redes sociales, como Facebook por ejemplo. Puedes hacer tu propio muro donde queda registrado todo tipo de documentos. Esta opción llamada “Mi Historia” es parecida al muro de Facebook, la diferencia es que en “Mi Historia” el contenido se borra a las 24 horas. En caso de querer borrarlo antes, también se puede hacer.

De la misma forma que en Facebook, puedes elegir compartir el contenido con tus amigos y restringir el contenido para que sea visible o privado. El eslogan de SnapChat es “La vida es más divertida cuando vives el momento” y es que parece que el carpe diem sea el fiel reflejo de esta aplicación, que borra casi todo lo que subes a ella. No es de extrañar que el perfil de uso de SnapChat sean gente joven y menor de treinta años a los que les gusta la tecnología e Internet.

En definitiva, cada aplicación es diferente. Telegram es el rey de la privacidad y WhatsApp triunfa entre la amplia mayoría de la gente. Por otro lado, SnapChat es una divertida aplicación que ofrece opciones más originales que las otras dos y triunfa entre la gente joven, a pesar de la dificultad de su uso. Cada una se adapta a tus necesidades. ¿Quieres enviar mensajes cifrados y hacer uso del pago online para realizar compras? Entonces elige Telegram. ¿Lo tuyo es comunicarte con todo el mundo? Sin duda, necesitas instalar WhatsApp. En cambio, ¿eres una persona joven y no te separas ni un segundo del móvil? Sin duda, SnapChat es para ti. 

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.