Blog de e-park

Consejos para conducir con lluvia

Si te gusta la conducción, seguro que estás muy de acuerdo con que puede ser todo un placer disfrutar de la carretera. Sin embargo, hay situaciones en las que el vehículo puede sufrir más y la seguridad puede verse comprometida. Por ejemplo, los días de lluvia pueden traerte problemas si no estás seguro de cómo debes actuar en esa circunstancia.

Por este motivo, como nos preocupa mucho tu seguridad y la de tu vehículo, queremos darte algunos consejos que te pueden resultar muy útiles si te encuentras un día lluvioso en la carretera. Presta mucha atención y toma nota de todos estos consejos, para que puedas aplicarlos si te ves en la situación. ¿Cómo debes conducir si comienza a llover? Veámoslo paso a paso.

Consejos de seguridad en conducción con lluvia

Toma buena nota de los consejos que te daremos a continuación. Y recuerda que, si vas a conducir con lluvia, debes extremar las precauciones en todos los sentidos. Una mala acción puede causar un accidente, así que no te confíes.

Neumáticos en buen estado

Cuando se acerca la temporada de lluvia, es sumamente importante que te asegures de que el vehículo se encuentra en las mejores condiciones. Por ejemplo, en el caso de los neumáticos, es fundamental que revises que tengan un dibujo de, al menos, 1,6 mm de profundidad. Si no es así, podrías deslizarte y tener graves problemas.

El dibujo del neumático es el encargado de desalojar el agua de debajo del coche. Por eso, asegurarte de que tiene la profundidad adecuada te asegurará que el neumático es capaz de achicar el agua. Un neumático demasiado liso puede producir aquaplanning y sacarte de la carretera.

Controla el limpiaparabrisas

A la hora de conducir, ver es una de las cosas más importantes. Si no consigues tener una buena visibilidad, puedes chocarte con el coche de delante, no ver un obstáculo e incluso perder el control del vehículo. Por eso, antes de la época de lluvias y una vez que ha finalizado el verano, es fundamental que revises las escobillas de tu limpiaparabrisas.

Debido al calor, las escobillas de goma se pueden deteriorar, haciendo que no limpien bien el parabrisas. Por este motivo, puedes perder visibilidad, sobre todo en los momentos de lluvia extrema. Por eso, revisar las escobillas y comprar unas nuevas si es necesario te puede ayudar en gran medida a conducir mientras llueve.

Evita utilizar los frenos

Los frenos son tus peores enemigos si está lloviendo muy fuerte y se están empezando a crear charcos en el asfalto. Si es esta la situación en la que te encuentras, evitar frenar y, si no te queda más remedio que hacerlo, evita frenar de forma brusca. Clavar los frenos en una superficie deslizable puede provocar el aquaplanning, que puede verse empeorado si tus neumáticos no están en condiciones. Por estas razones, si tienes que frenar, procura hacerlo de la forma más suave que tu pie te permita.

Evita la pintura de la calzada

Cuando la calzada está mojada, puede ser perjudicial que las ruedas de tu coche pisen la pintura del asfalto. Al contrario del asfalto, que produce el agarre de los neumáticos, la pintura de las señales en el suelo puede hacerte deslizar. Por eso, siempre que puedas evitarlo, no pises con tus ruedas encima de las pinturas de las señales de tráfico.

Este consejo lo puedes aplicar también en el caso de las alcantarillas. Y, si te encuentras conduciendo una moto en lugar de un coche, es mucho más importante que tengas presente este punto. Cualquier mínimo detalle puede hacerte perder el control del vehículo y sacarte de la carretera, produciendo un accidente.

Enciende las luces

Las luces te pueden ayudar en un día de conducción lluviosa. El hecho de que los otros coches tengan las luces encendidas te ayudará a verlos en medio de las gotas. Por eso, si tú enciendes tus luces, no solamente podrás ver un poco mejor sino que, sobre todo, harás que te vean los demás conductores.

Por eso, si ves que comienza a llover y la visibilidad empieza a verse comprometida, encender las luces y hacerte ver no cuesta nada.

Evita los charcos

Desde el coche en movimiento resulta muy complicado averiguar qué profundidad tiene un charco. Además, el agua puede esconder debajo cosas, como por ejemplo, una alcantarilla abierta. Si no te puedes librar del charco porque se encuentra en toda la calzada, sigue los siguientes pasos:

  • No aceleres dentro del charco.
  • Reduce la velocidad pero siempre sin tocar los frenos.
  • No muevas la dirección, sigue avanzando en línea recta.

Seguir estos tres consejos cuando pasas por un charco puede ayudar a que evites el temido aquaplanning y la consiguiente pérdida de control del vehículo.

Aumenta la distancia de seguridad

Al estar lloviendo y la carretera estar mojada, los frenos no actúan de la misma manera. Si a esto le sumas que hemos dicho que debes evitar los frenazos bruscos, aumentar la distancia de seguridad es un punto ineludible. Para evitar darle besitos al coche de delante, no te acerques demasiado a él.

Conducción suave

Del mismo modo que no es aconsejable frenar de forma brusca, tampoco lo es hacer movimientos bruscos o giros inesperados. Conducir de forma suave es fundamental para mantener el control del vehículo.

Aunque esto no reduce al 100 % las probabilidades de tener un problema, sí es cierto que ayuda en gran medida. Sin duda, tener atención ante maniobras como adelantamientos o giros, puede ayudarte a evitar los peligros de la carretera mojada.

Cuidado con las primeras gotas

Las primeras gotas que caen cuando comienza a llover son las más peligrosas de todas. Si bien en la carretera no hay charcos, sí es cierto que hay grandes posibilidades de que los neumáticos se deslicen.

Cuando la carretera está seca, muchos vehículos pueden perder aceite e irlo depositando en el asfalto. Cuando comienza a llover, las pocas gotas que han caído, unidas al aceite de la carretera, pueden resultar como jabón. La capacidad de agarre de tu coche se puede ver disminuida ante una superficie tan deslizante.

Por eso, aunque acabe de comenzar a llover, extrema las precauciones y sigue todos los consejos que te estamos ofreciendo en este artículo.

No te pares en un charco

Si no puedes seguir el consejo que te dimos más arriba de evitar los charcos, hay algo que debes hacer sin dudar. Hay personas que, al llegar a un charco, se asustan y se quedan paradas en la mitad. Esto puede hacer que, si el charco es muy alto, entre agua en el motor del coche y este no arranque de nuevo, haciendo que te tengas que quedar ahí hasta que pase el temporal.

Sin embargo, si continuas tu marcha de forma suave y no te quedas parado en medio del charco, hay menos posibilidades de que entre agua al motor y te quedes estancado. En conclusión: si no puedes evitar el charco y ya estás dentro de él, continúa tu marcha sin pararte. A no ser, claro, que quieras quedarte a pasar un rato dentro del agua con el motor parado.

Si ya has hecho aquaplanning

Todos estos consejos te ayudarán a evitar en cierta medida que tu coche haga aquaplanning. Sin embargo, ninguno de estos consejos es del todo infalible, y puede que te veas en la situación de que tu coche comienza a deslizarse sobre el agua, porque ha perdido totalmente el contacto con el asfalto. En ese caso, eres un pasajero. Pero, ¿qué debes hacer para evitar un mal mayor?

Hacer aquaplanning es muy desagradable, pero puede quedarse en un simple susto si sigues las siguientes instrucciones:

  • No frenes. Frenar solo haría que la situación empeorase.
  • No aceleres. Por el mismo motivo por el que no debes frenar.
  • No gires el volante.

En resumidas cuentas, esto es lo que debes hacer si se produce aquaplanning: mantén el volante recto, agarrándolo con fuerza para evitar que gire solo. Quita los pies de los pedales. Poco a poco, el vehículo irá saliendo de esa situación, se irá parando por sí mismo y podrá volver a traccionar. Ese es el momento de volver a tomar el control de los pedales y la dirección del coche de forma muy suave.

No conducir en lluvias torrenciales

Como último consejo tenemos que decirte que, si estás en casa y comienza a llover de forma torrencial, lo mejor es dejar el coche en el garaje. Sobre todo, si en tu zona hay inundaciones, evita conducir. Estamos seguros de que no quieres navegar con tu coche por una riada así que, si no es completamente necesario y de vital importancia, evita la conducción en días de lluvias torrenciales.

Estos han sido los consejos que queríamos darte para que puedas conducir en días de lluvia de forma segura. Recuerda evitar la conducción si la situación es crítica y no fiarte de las primeras gotas. Esperamos que puedas aplicar todos estos consejos y que te sean de real utilidad si un día lluvioso te sorprende en la carretera.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.