Blog de e-park

Claves para la colocación del cinturón en una embarazada

La seguridad al volante es un aspecto fundamental a tener en cuenta para todos los usuarios y en todos las etapas de tu vida, desde que eres joven hasta que te conviertes en un conductor senior, y, si estás embarazada no eres una excepción.

Tu coche cuenta con una gran variedad de elementos seguridad, tanto activa como pasiva, y uno de los sistemas para tu seguridad más importantes y efectivos con los que está equipado es, sin lugar a dudas, el cinturón de seguridad.

Si bien durante mucho tiempo se ha venido extendiendo la creencia de que las mujeres en estado no están obligadas ni deben ponerse el cinturón de seguridad es una creencia errónea. No solo están obligadas a hacerlo, sino que es fundamental para conducir el coche con total seguridad y tranquilidad para su vida.

Según datos proporcionados por la Dirección General de Tráfico (la DGT), la correcta y adecuada colocación del cinturón de seguridad en embarazadas puede llegar a reducir las posibilidades de accidente en casi un 3 %, concretamente en un 2,8 %. Y es necesario señalar que su utilización es obligatorio para las mujeres en estado de buena esperanza desde el año 2016, según recoge el Reglamento General de Circulación. Con anterioridad a esta fecha, sí es cierto que no se obligaba a su uso si disponía la mujer de un certificado médico que lo acreditase.

Su uso reduce de forma considerable el riesgo de que el feto sufra una lesión en un accidente.

Este elemento de seguridad pasiva es una garantía indudable tanto para la seguridad y protección de la madre como la del feto, pues con el uso, como hemos dicho, reduce en un 80 % el riesgo de morir y de lesiones si se produce un accidente.

Sin embargo, no puedes obviar que una mujer en estado de gestación se encuentra en un estado delicado y tiene que tomar todas las precauciones posibles para que la colocación del cinturón sea una medida de protección y no un riesgo para la salud de su futuro hijo. Por ese motivo es más que importante, es fundamental, seguir las pautas que marca la DGT para colocar el cinturón en embarazadas, sobre todo en los tres meses primeros de embarazo y en el último trimestre del mismo.

Y aquí va un incentivo más para que uses el cinturón: no llevarlo puede acarrear una sanción económica de 200 euros.

Los trimestres primero y último son los más delicados

Durante los primeros tres meses de gestación hay poco líquido amniótico, que es el que protege al feto, por lo que está más desprotegido. En el caso de sufrir una colisión de frente hay más posibilidades de que el útero sufra una hemorragia al desprenderse la placenta, y eso provocaría problemas al feto a no llegarle bastante oxígeno.

El tercer trimestre también es más susceptible de sufrir problemas, por lo que hay que poner más precaución a la hora de conducir un coche. El abdomen gana mucho volumen, y eso puede ser molesto cuando te pones el cinturón. Además, si frenas bruscamente o tienes un accidente el parto se puede adelantar, o incluso el bebé puede sufrir traumatismos en la cabeza al chocar contra la pelvis de la madre.

Conducir cuando estás gestando también puede ocasionar una reducción de la capacidad de ver, y esto es muy importante de tener en cuenta si se usan gafas o lentillas.

Lo mejor, para evitar problemas innecesarios es consultar al ginecólogo, y si te aconseja no usarlo por alguna razón, lo mejor es que no cojas el coche.

Nota: no sigas los consejos que hay circulando por los foros en Internet, muchas veces son totalmente incorrectos. Incluso pueden llegar a representar un verdadero peligro para las conductoras en estado de gestación.

¿Estás en estado y quieres coger el coche? Sigue estas pautas para que no corra riesgo tu seguridad ni la de tu hijo

Puedes conducir con total seguridad tu coche poniéndote el cinturón para protegerte, pero tienes que hacerlo de la forma correcta. Es posible minimizar los riesgos al máximo a la hora de usar este elemento de seguridad pasiva de tu vehículo siguiendo unos sencillos consejos que proporciona la Dirección General de Tráfico. Siguiendo estas pautas, no solo estarás más protegida, sino que te será mucho más cómodo (dentro de lo que cabe, claro).

Según la reglamentación vigente actual el cinturón de seguridad debe colocarse entre los senos y en la posición más baja posible al pasar por la cadera, teniendo siempre en consideración que:

La parte horizontal del cinturón de seguridad deberá colocarse debajo del abdomen para asegurar bien su ajuste a los huesos que conforman la cadera, evitando en todo caso que toque el vientre para que no haga daño al feto.

La parte que te colocas en forma diagonal (la que se abrocha) deberá ajustarse en el hombro y el esternón, haciendo que no esté sobre el pecho y que no toque el cuello en ningún momento.

Además, es imprescindible que las dos cintas del cinturón de seguridad queden ajustadas completamente a tu cuerpo, ya que en caso de quedar un poco holgadas el sistema de seguridad puede perder mucha efectividad. Por supuesto, la Dirección General de Tráfico no aconseja cualquier elemento que pueda minimizar la protección del cinturón, como pueden ser pinzas o cojines para que estés sentada un poco más alta. Para eso, existe la regulación del asiento del coche, pensada para conducir con la tranquilidad de saber que el cinturón funcionará a la perfección.

La regulación del asiento es fundamental, tanto en altura como en distancia del volante. Cuando se está en una fase avanzada del embarazo, el abdomen aumenta de volumen considerablemente, y eso puede hacer que la conducción sea muy incómoda. Colocar el asiento a una distancia a la que puedas manejar el volante de manera cómoda es fundamental para una conducción segura.

La distancia de seguridad recomendada para embarazadas entre tú y el volante oscila entre los 15 y los 20 centímetros. Más distancia puede ser excesivo, y menos también, además de representar un serio riesgo para la seguridad al no poder manejar el volante ni los mandos del vehículo de forma cómoda.

En ningún caso desactives los airbags del vehículo

Los airbags son otro de los elementos con los que un automóvil está equipado para permitir que el conductor maneje el vehículo con total seguridad para su vida.

Al contrario de lo que muchos conductores piensan, no solamente las mujeres, el airbag puede salvarte la vida en caso de saltar, no pueden perjudicar al bebé.

No te arriesgues conduciendo largas distancias

Aunque te encante conducir, durante el embarazo tienes que tener todas las precauciones posibles para evitar lesiones y accidentes. Conducir entraña un riesgo y si estás embarazada, mucho mayor es. Por ello, es muy recomendable que si puedes evitarlo, no conduzcas durante mucho tiempo ni hagas largas distancias. Y si no tienes más remedio que hacerlo, haz pausas muy a menudo. También es una muy buena idea para prevenir posibles problemas que cuando conduzcas, lo hagas con alguien al lado que pueda coger el volante en caso de que tú no te encuentres bien para hacerlo.

¿Qué riesgos puedes evitar colocándote el cinturón de seguridad de una manera correcta?

Pues son muchísimos los riesgos y complicaciones que puedes evitar o minimizar con este elemento de protección. Algunos de ellos son, por ejemplo, la rotura del útero, un desprendimiento de la placenta (muy peligroso para el bebé), diversos traumatismos, lesiones en el bazo y en el hígado o hematomas.

Hay embarazadas que no usan correctamente el cinturón de seguridad y solo se colocan la banda horizontal. Es un gran error. Y es peligroso. Sin colocarte la banda diagonal tienes muchas posibilidades de sufrir el llamado efecto submarino, que consiste en que el cuerpo se desliza hacia abajo cuando se produce un accidente, con el consiguiente peligro para ti y para el bebé.

Pero el cinturón te resulta incómodo, ¿qué hacer en ese caso?

No te preocupes demasiado por eso. Es posible que sí te sea incómodo llevar el cinturón, aunque sepas que es una garantía de protección para ti y para el hijo que llevas dentro. Por suerte, existen una serie de productos que lo hacen más cómodo. Eso sí, cuando te decidas a comprar uno de ellos asegúrate al cien por cien de que se trata de productos homologados que cumplen con todos los estándares de seguridad.

Algunos de los productos más populares son los adaptadores de recorrido para el cinturón de seguridad. Estos elementos son cintas ajustables al asiento o ganchos que lo que hacen es sujetar y fijar la banda horizontal que hay que pasar por la parte inferior del abdomen.

Si lo prefieres, puedes comprar chalecos especiales cuya misión es mantener las dos bandas del cinturón en la posición que deben estar.

Como ves, si estás embarazada, no estás exenta de la obligación de llevar el cinturón de seguridad. Siguiendo estas pautas para su correcta colocación no te será ningún problema.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.