Blog de e-park

Beneficios y contraindicaciones del aire acondicionado

Dependiendo del lugar donde vivas, si es muy caluroso es muy probable que no te plantees una vida sin aire acondicionado. Muchas personas que lo han instalado en su casa piensan que es una de las mejores inversiones que han podido hacer en confort. Tú, por supuesto, seguro que ya no piensas en un vehículo que no incluya el aire acondicionado entre su equipamiento.

Desde luego, el aire acondicionado tiene una gran cantidad de beneficios en cuanto a comodidad y a crear ambientes agradables. A nadie le gusta comenzar a sudar en su coche cuando va de camino al trabajo o a una reunión importante. Y en casa ocurre más o menos lo mismo: es muy desagradable que el aire caliente y húmedo esté presente constantemente en nuestro hogar. Por eso, el aire fresco y seco que procura el aire acondicionado suele resultar sumamente cómodo.

Pero como ocurre con todo en esta vida, el aire acondicionado cuenta con grandes beneficios pero, a la vez, con algunos inconvenientes. Por eso, a continuación, especialmente refiriéndonos a la salud, vamos a destacar algunas de las ventajas y de las contraindicaciones más llamativas de este tipo de climatización.

Ventajas del aire acondicionado

El aire acondicionado es muy cómodo, pues basta con apretar algunos botones y tu coche o la habitación en la que te encuentres pasa de un calor insoportable al fresquito más agradable. Pero, además de la obviedad que resulta el frío que desprende el aire acondicionado y lo confortable que puede ser, tiene más ventajas.

Controlas la temperatura

Una de las ventajas que tiene el aire acondicionado es que puedes elegir a qué temperatura quieres que se encuentre la estancia donde estés. Así, puedes decidir si quieres que la temperatura sea de 20 grados o de 25, por ejemplo. Todo depende de cuál sea la que consideres óptima. Con el mando del aire acondicionado, o con los controles del coche, podrás seleccionar fácilmente la temperatura ideal y simplemente esperar a que se alcance.

El aire circula constantemente

Otra ventaja con la que cuenta este sistema de climatización fría es que el aire se encuentra en circulación constantemente. El equipo recoge el del ambiente y filtra el aire, de manera que constantemente está entrando y saliendo del aparato. En el caso del coche, el aire se toma del exterior, haciendo que esté renovado constantemente a no ser que elijas la opción de reciclar el aire del habitáculo.

Este detalle es muy positivo, ya que el aire estancado tiende a calentarse más y puede hacer que el ambiente se vuelva desagradable. Además, el aire que se encuentra en circulación provoca sensibles mejoras en la respiración.

Disminuye la fatiga

Las temperaturas altas producen letargo y cansancio. No cabe duda de que en las épocas del año en las que las temperaturas son más altas tenemos menos ganas de hacer cosas. El calor no ayuda a la energía en absoluto y, por eso, disponer de un aparato que refresque el aire puede ser muy positivo para tu rendimiento físico y mental.

Por tanto, si notas que en el coche te está entrando algo de cansancio o estás en casa o en la oficina y no eres capaz de rendir suficientemente, prueba a poner el aire acondicionado. Seguro que notarás una mejora notable en tu energía, tanto física como intelectual.

Previene y combate la humedad ambiental

El aire acondicionado remueve la atmósfera de la estancia o del vehículo, provocando que el aire que se encuentra en el habitáculo sea más seco. Esto es muy positivo si vives en un lugar muy húmedo. En sitios en los que el ambiente se encuentra regularmente por encima del 70 u 80 % de humedad, el aire acondicionado puede ser de gran ayuda. No debes olvidar que el exceso de humedad puede provocar problemas de salud, del árbol respiratorio principalmente.

Además, si hablamos del aire acondicionado de una casa, el hecho de que el ambiente se seque ayuda a evitar las humedades. Por tanto, si en casa sufres de problemas de humedad, colocar un aparato de aire acondicionado puede ser una solución sencilla y práctica para evitarlos. Un ambiente seco también protege contra problemas de hongos o musgos.

Los inconvenientes del aire acondicionado

Aunque, como has podido ver, el aire acondicionado cuenta con bastantes ventajas y algunas de ellas son muy destacables, no podemos negar que también tiene algunos inconvenientes de los que es necesario advertirte. A continuación vemos sus contraindicaciones más destacables.

Cambios bruscos de temperatura

Si la temperatura en el exterior del coche o de la vivienda es muy alta, el hecho de utilizar el aire acondicionado a una temperatura más baja puede exponerte a cambios bruscos de temperatura. Por este motivo, en verano se cogen tantos resfriados. Esto es debido a que pasar constantemente de un ambiente caluroso a uno frío sin que te dé tiempo de acostumbrarte a ello puede bajar las defensas del organismo y generar problemas de salud, como los típicos dolores de garganta.

Aire excesivamente seco

Aunque lo hemos mencionado como una de las ventajas del aire acondicionado si vives en un ambiente húmedo, también puede ser un inconveniente. No debes olvidar que la humedad en el ambiente, en su justa medida, es muy beneficiosa para la salud. El hecho de que el ambiente pierda más humedad de la necesaria puede producirte algunos problemas como sequedad en los ojos.

Por ello, aunque la sequedad del ambiente puede ser positiva, si es excesiva puede convertirse en causa de conjuntivitis y desecación en la piel o de las mucosas, que son las principales barreras que tiene el organismo contra los virus y otros patógenos.

Enfermedades causadas por el mal mantenimiento del equipo

Como cualquier otro aparato, el aire acondicionado, tanto en casa como en el coche, requiere un mantenimiento para funcionar correctamente y evitar en la medida de lo posible sus inconvenientes. Si no se respeta esto, el aire acondicionado puede generar problemas de salud, lo que se debe a que, si los filtros y otros componentes no están correctamente limpios y desinfectados, pueden esparcirse ácaros y partículas en suspensión. Estos ácaros y partículas pueden conducir al desarrollo de problemas de alergias y del aparato respiratorio e, incluso, algunos bastante graves como la legionellosis, una infección bacteriana.

Otros problemas de salud derivados del abuso en su funcionamiento

Algunos de ellos son los siguientes: sequedad en la piel y las mucosas, alergias al polvo y a los hongos, rinitis crónica, faringitis, conjuntivitis, irritación de garganta, afonía y baja tolerancia a las lentes de contacto, entre otros.

Alto consumo de energía

Tanto en el vehículo como en casa, el uso de aire acondicionado lleva consigo un gran gasto de energía. No es de extrañar que si instalas un aparato de aire acondicionado, tu factura de la luz suba considerablemente en relación con lo que pagabas antes de instalarlo. Lo mismo puede ocurrir en el vehículo, ya que dependiendo del sistema por el cual haya sido instalado, el aire acondicionado puede dar lugar a mayor consumo.

Aspectos que debes tener en cuenta con tu aire acondicionado

Todo lo que hemos mencionado en cuanto a inconvenientes puede evitarse, en la medida de lo posible, siguiendo algunos consejos. Toma nota de estos que vamos a darte para usar el aire acondicionado y así podrás disfrutar de él sin sufrir tanto sus inconvenientes o contraindicaciones:

  • Mantenimiento. Como cualquier otro aparato, el aire acondicionado requiere un mantenimiento que es sumamente importante llevar a cabo. Realizar una revisión del aparato periódicamente, así como una concienzuda limpieza para evitar que la suciedad en su interior pueda esparcirse al exterior, es fundamental.
  • Ventilación. Aunque utilices aire acondicionado en tu casa o en tu coche y creas que has conseguido la temperatura perfecta, es importante que ventiles periódicamente la estancia. Por eso, antes de comenzar a usar el aire en tu coche, abre las ventanillas para ventilar el habitáculo. En casa puedes aprovechar el momento más fresco del día para abrir ventanas y ventilar bien el ambiente antes de volver a encenderlo.
  • Temperatura adecuada. Aunque pienses que tienes mucho calor y esto te incite a bajar la temperatura del aire por debajo de los 20 grados, lo aconsejable es que siempre se encuentre entre los 21 y los 25 ºC. Bajar más la temperatura supondrá mayor riesgo de problemas y un deterioro más rápido del aparato.
  • Humedad atmosférica. El aire acondicionado reseca el ambiente, razón por la cual te aconsejamos disponer de un medidor de humedad. Así podrás mantener siempre la humedad en los valores recomendables, que se encuentran entre el 50 y el 60 %. No te preocupes si desciende hasta el 40 o aumenta hasta el 70, ya que aun así estará en valores saludables.

Estos son algunos de los beneficios e inconvenientes más reseñables asociados al funcionamiento del aire acondicionado en casa o en el vehículo. Esperamos haberte ayudado y, sobre todo, que si tienes aire acondicionado, a partir de ahora hagas caso de nuestros consejos para evitar en la medida de lo posible su lado negativo.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.