Blog de e-park

Beneficios de comprar un coche de renting

Algunos estudios apuntan a que en España circulan actualmente más de medio millón de vehículos de renting. La opción de adquirir un coche de alquiler a largo plazo es cada vez más frecuente para los españoles, no solamente entre los autónomos y las pequeñas y medianas empresas, sino también para los particulares. Pagar una cuota fija mensual con todo incluido a excepción de la gasolina y la posibilidad de estrenar nuevo automóvil cada cierto tiempo son atractivos que convierten este tipo de arrendamiento en una solución muy apetecible para muchos conductores.

La inversión en un vehículo es la segunda más importante a la que suele hacer frente una familia, autónomo o empresa, por detrás de la vivienda o el local comercial u oficina. Por lo tanto, es importante que tengas muy claros y bien estudiados todos los parámetros que envolverán al uso del automóvil para decidir si los métodos de compra tradicionales, al contado y mediante financiación, son los que más se adaptan a tus necesidades, o si por el contrario te va a resultar más práctico optar por este modelo de alquiler a largo plazo.

El renting consiste en un contrato mercantil de alquiler de un bien mueble, en este caso de un coche. El arrendador, que sería el concesionario, se obliga a transferir de forma temporal el uso de dicho bien al arrendatario, a cambio de una cuota fija previamente pactada. Una vez finalizada dicha relación contractual, el arrendatario tendrá la opción de quedarse el automóvil en propiedad, o bien podrá volver a establecer otro arrendamiento por un nuevo vehículo si ambas partes vuelven a llegar a un acuerdo.

La cultura del alquiler se encuentra mucho más afianzada en otros países europeos. Por ejemplo, en Reino Unido uno de cada tres coches es de renting. Holanda, Bélgica, Francia y Alemania superan el 20 por ciento de las matriculaciones, mientras que en nuestro país, donde esta modalidad se introdujo en 1985, aunque la cifra va en aumento, todavía no se supera el 15 por ciento respecto a los coches que se venden anualmente.

Ventajas y funcionamiento del renting frente a la compra de un coche

Ahora que ya te hemos ayudado a entrar en materia y te hemos puesto en situación sobre lo que es el renting y las cifras que mueve en España, te vamos a explicar cuál es el funcionamiento de este tipo de arrendamiento y las ventajas que te puede ofrecer respecto a la compra.

Lo primero que debes tener en cuenta es que un vehículo tiene una depreciación prácticamente inmediata. Nada más salir del concesionario, pierde en torno al 20 por ciento de su valor. Teniendo en cuenta que esta adquisición supone un desembolso muy importante, tal vez no merezca la pena optar por la compra de un bien que dispone de una vida útil determinada.

La diferencia real de precio entre adquirir un coche en propiedad y optar por el método renting, ateniéndonos a que el valor de este bien se ve reducido conforme pasa el tiempo, es prácticamente insignificante. Para que lo puedas comprobar en datos vamos a ofrecerte un ejemplo sacado de un estudio realizado por la Asociación Española de Renting y Leasing.

Para ello se utiliza un Volkswagen Polo Edition 1.4 Tdi 75cv Bm, con un precio al contado de 16.170 euros. Si contratas las mismas prestaciones que vas a disfrutar con el renting, se estima que la cuota anual del seguro (se usan datos de la compañía Fénix Directo) se establecería en 1.648,56 euros, con conductor con cinco años, coche nuevo y en ciudad. El desembolso total en ese lustro, siempre que eligieses la opción de pagar al contado, sería de 24.412,8 euros. En caso de que decidieras financiar la compra, la operación se encarecería en unos 2000 euros, aproximadamente.

Al optar por un contrato de alquiler a 60 meses (cinco años), con un uso de 15000 kilómetros al año, asistencia 24 horas, mantenimiento, cambio de neumáticos, revisiones, ITV y la gestión y el pago de impuestos, la cuota ascendería, con el IVA incluído, a 273,66 euros mensuales, de forma que al cabo de los cinco años acabarías pagando 16.419,60 euros.

La diferencia entre lo que pagarías es de casi 1600 euros al año. Es cierto que al optar por la compra podrías amortizarlo en más años, lo cual lo haría más barato. Pero probablemente no podrías permitirte la posibilidad de estrenar un coche nuevo tras ese plazo, opción que si tienes si te decantas por el renting.

Clasificaciones genéricas del renting

Dependiendo de los paquetes, condiciones y servicios que te ofrezcan las empresas, fabricantes y entidades financieras a la hora de establecer este contrato de arrendamiento, pueden hacerse dos clasificaciones genéricas.

  • Por un lado, estaría el renting fijo, en el cual el compromiso de contratación suele ser habitualmente entre medio y largo plazo. Tienes la posibilidad de estrenar el coche que quieras eligiendo el modelo y los diferentes niveles de servicio.
  • Por otro, el renting flexible, ideal si necesitas disponer de un vehículo urgentemente y no te quieres comprometer con el tiempo que lo vas a estar utilizando. Te ofrece la posibilidad de elegir el que mejor se adapte a tus necesidades y devolverlo cuando te interese sin penalización alguna.

Ventajas fiscales

Aunque el renting no está considerado como un instrumento financiero por sí mismo, la realidad es que muchas empresas lo utilizan como método de financiación a largo plazo. Por un lado, evitan el desembolso que supone para las arcas de la compañía la compra de un vehículo, y por otro, a efectos fiscales la cuota es deducible siempre que dicho vehículo sea empleado como una herramienta para el desarrollo de la actividad. Además, dicho bien no va a figurar dentro del balance contable, por lo que no será considerado como una carga de endeudamiento para la empresa.

Si eres un profesional o autónomo podrás deducirte también la cuota en el Régimen de Estimación Directa del IRPF, siempre y cuando el vehículo sea necesario para el desarrollo de tu actividad. Por contra, si eres un particular no podrás disfrutar de esas posibilidades.

Ventajas generales de contratar renting como particular

A nivel particular, son infinitas las ventajas que vas a encontrar si te decantas por contratar renting. Para empezar, disfrutarás de un ahorro medio de en torno al 15 por ciento sobre la compra al contado o mediante financiación. Ya lo has podido comprobar en el ejemplo que te hemos ofrecido anteriormente.

Podrás cambiar de vehículo cada vez que lo desees en función de tus necesidades, ya que cualquiera es susceptible de ser arrendado a través de esta modalidad. Las flotas que se suelen poner a disposición de los usuarios para este tipo de alquiler suelen ser más eficientes y ecológicas, y además suelen incluir más sistemas de seguridad que la media de otros automóviles.

Al tratarse de una cuota fija la que vas a pagar siempre, podrás planificar tus gastos de una forma más efectiva, y por otro lado ahorrarás en mantenimiento, neumáticos, seguro y reparaciones.

Es cierto que también hay ciertos inconvenientes. Por ejemplo, no vas a ser propietario de ese vehículo por lo que no podrás hacer modificaciones en él por tu cuenta, y las reparaciones que necesite tendrán que realizarse en los talleres que la empresa te indique, no donde tú consideres. Normalmente, en el contrato pactarás un número de kilómetros anuales, y si te pasas tendrás que pagar una penalización. Y si decides cancelar el trato, salvo que hayas establecido previamente que puedes hacerlo cuando quieras, tendrás que abonar también una penalización.

Otros servicios interesantes relacionados

La mayoría de las empresas de renting suelen ofrecer a sus clientes otra serie de atractivos para conseguir su fidelización. Algunas permiten adquirir tarjetas de combustible a precios especiales, asistencia en carretera las 24 horas del día, o menores tiempos de espera en los talleres concertados.

En caso de avería o accidente, disfrutarás de un coche de sustitución durante todo el tiempo que tu automóvil habitual permanezca inmovilizado, y la empresa se hará cargo de todas las gestiones e importes derivados de cualquier reparación que hubiera que realizar en el coche.

La responsabilidad administrativa del vehículo no será tuya si te decantas por un automóvil de renting, por lo que los impuestos derivados irán incluidos en la cuota fija que ya pagas mensualmente. Tampoco asumirás la responsabilidad civil ni tendrás que preocuparte de dar salida al vehículo cuando concluya su vida útil. Tú solamente deberás decidir, en caso de que no quieras quedártelo tras acabar el contrato, si prefieres entregarlo y finalizar la relación contractual con la empresa o si, por el contrario, te interesa renovar esa confianza sustituyendo el vehículo por otro nuevo que más te interese o mejor se adapte a tus necesidades.

Por tanto, como has podido comprobar tras la lectura de este artículo, son muchas las ventajas que ofrece este modelo de renting, que ya en Europa gana cada vez más terreno a la compra por los métodos tradicionales, y que en España se va introduciendo poco a poco como la opción preferida no solamente por empresarios y autónomos, sino también por particulares.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.