Blog de e-park

Amazon cambiará de nuevo la manera de comprar

En los últimos años, Amazon se ha convertido en una de esas empresas cuyo objetivo es el de acercarnos cada vez un poco más al futuro. El gigante del comercio ha cambiado por completo todos los mercados en los que se ha ido introduciendo, y en todos ellos ha vencido. El último de ellos, el famoso caso de Toys R Us, la conocida empresa de juguetes que quebró en el momento en el que Amazon entró en juego. Y lo cierto es que ningún sector del comercio ni de la venta está lejos del alcance del gigante online.

Una empresa que fagocita mercados

Ha sido impresionante ver cómo Amazon se ha ido introduciendo en diferentes nichos de negocio. Ya fuesen los libros o los complementos, tecnología o muebles, parece tener de todo, y parece estar convirtiéndose en la empresa que se encargará de definir la manera en la que tenemos que comprar las cosas.

Esto lo consigue juntando una buena visión comercial, con buenos precios y con una tendencia a incluir todo tipo de avances en tecnología que puedan resultar de utilidad en el proceso. Una de sus herramientas más frecuentes son los drones, que llevan a cabo gran parte de sus envíos.

Estos ejemplos son para mostrarte cómo esta empresa está consiguiendo tener semejante relevancia en el mundo de las ventas y ofrecer un nuevo tipo de respuestas basadas en los avances y en la continua innovación para ofrecer el mejor servicio de la forma más rápida y económica posible. Y ahora parece centrar su atención en cambiar la forma que tenemos de ir al supermercado.

Los supermercados inteligentes de Amazon

El personal de la empresa asegura haber estado durante casi cuatro años trabajando en el concepto, y lo cierto es que basta con leer lo que hace para darse cuenta de que requiere una buena cantidad de tecnologías de todo tipo. Supermercados inteligentes en los que sencillamente coges lo que necesitas y te vas, sin la necesidad de tener que hacer cola durante tanto tiempo, sin que te haga falta pagar directamente por tus productos. Sin necesidad de nada a lo que estamos acostumbrados.

El proyecto se llama Amazon Go, y hace referencia a la velocidad de compra que te permite este proceso. Sería muy sencillo. Tendrías que tener conectados tus datos móviles a Amazon a través de su aplicación, esta lo que haría sería localizarte en el supermercado, es decir, rastrear tu posición en todo momento. Esto, junto con sensores de peso, podría identificar quién retira qué productos y de qué partes. Y tú, una vez tengas lo que buscabas, sales del supermercado. En ese preciso momento, se descuenta de tu cuenta el precio de la compra realizada.

A priori parece una idea sencilla, pero lo cierto es que el proceso es verdaderamente complejo, ya que combina diferentes necesidades en innovación. Podría pensarse que lo sencillo son los sensores de peso, sin embargo, identificar a quién pertenece qué movimiento es la principal dificultad. Es decir, hay una serie de factores que todavía están pendientes de resolverse dentro del proyecto.

El objetivo: un mínimo de costes laborales

La empresa dio a conocer la noticia el pasado diciembre del año 2016. El argumento con el que lo sostenían era el de reducir al máximo todo tipo de costes laborales, de manera que el producto y los demás servicios que prestase la empresa serían mucho más económicos y baratos. Es decir: planeaba hacer lo mismo que había hecho con otros sectores: hundir a la competencia y quedarse el negocio con unas condiciones que solo ellos, por su impecable uso de las nuevas tecnologías, se podían permitir. De hecho, se calculaba que uno de sus increíbles supermercados de Nueva York, que esperaba contar con más de 4 000 metros cuadrados, sería gestionado exclusivamente por tres empleados, ya que el resto de la plantilla no tendría ninguna utilidad.

Lo curioso es que, pese a que, apuesta por la automatización, Amazon tiene una inmensa cantidad de empleados en comparación con otras empresas del sector online. Es decir, lo que hace el gigante es automatizar el proceso de compra y de venta, pero no por ello prescinde de tener una inmensa plantilla que, mes tras mes, va aumentando, a medida que la empresa va colonizando nuevos sectores del comercio.

La evolución del proyecto

Se esperaba que a principios del año 2017 el proyecto empezase ya a tomar velocidad con una primera experimentación en Seattle, Washington. De hecho, poco después se supo que se aplazaría hasta marzo, e incluso a día de hoy no contamos con datos oficiales sobre el punto en el que se encuentra el proyecto.

Si atiendes a las informaciones que ofrecen los directivos de la empresa, verás que estos se niegan en admitir tal retraso, pero lo cierto es que sí que está sucediendo. Sin lugar a dudas, la tecnología que implica este proceso es bastante más sofisticada y delicada de lo que puede parecer, y exige tener un minucioso control de diversos puntos. Esto, evidentemente, no quiere decir que la empresa haya desistido en su empeño. De hecho, se asegura que los sistemas funcionan correctamente, pero evidentemente semejante cambio de paradigma de negocio supone un dilatado proceso de desarrollo.

En cualquier caso, se ha dado a entender que la idea no se iba a explotar masivamente nada más entrar en juego. Primero se daría un período de prueba en diferentes puntos de los Estados Unidos y, luego, tal vez la empresa se plantee la posibilidad de externalizar esa idea al extranjero.

Un cambio hacia la rapidez y la eficiencia

Este nuevo giro está enmarcado en el sello personal del gigante online. Se trata de la idea de que la compra debe de realizarse sin perder tiempo y con las máximas comodidades para el cliente, además de a un precio económico. Verdaderamente, el diseño de su proyecto juega mucho con la idea de conseguir un mundo con menos colas y estorbos.

En otro orden de cosas, cabe resaltar que las informaciones sobre el asunto se han detenido desde hace varios meses. Pero no por eso tienes que pensar que el proyecto se ha dejado de lado.

Su incursión en el mundo de la alimentación

Este verano Amazon ha adquirido la cadena de supermercados Whole Foods, de comida orgánica. El motivo es que esta adquisición forma parte de su estrategia para empezar a controlar el mundo de la venta de alimentos. Poco a poco se había introducido en él, con reparto de pedidos en todos los puntos, incluso en nuestro país, de manera que garantizaban la compra online.

La diferencia es que ahora disponen de varios almacenes distribuidos por todo el mundo, que en el futuro podrían llegar a convertirse en los supermercados Amazon Go, y que ya están empleándose para permitir comprar de manera online. Y es que su objetivo a este respeto es que cualquier persona que haga un pedido de comida pueda recibirlo en menos de dos horas en su casa.

Evidentemente, este proyecto no tiene que ver directamente con el supermercado inteligente que está empezando a elaborar, aunque sí que es cierto que los espacios físicos del Whole Foods puede llegar a utilizarlos para su proyecto. Lo que los analistas confirman es que parece que el gigante online está interesado en el mundo de la alimentación y que quiere trabajar en ese mercado de diferentes maneras. Al fin y al cabo, en la diversidad está el gusto, y precisamente así puede conseguir adentrarse por diferentes ámbitos y empezar a conocerlo mucho mejor.

La compra se cerró en más de 17 300 millones de dólares, y todo apunta a que la cadena de alimentación orgánica ha salido ganando con el trato, ya que últimamente no pasaba por su mejor momento.

¿En qué te afecta a ti este cambio en la venta de alimentación?

Pues, de momento, en prácticamente nada. El proyecto de la empresa sigue todavía en su fase de prueba y de experimentación. Cabe suponer que tardarán varios años en introducir ese modelo en España, ya que dependerá de los resultados que dé en Estados Unidos y en el resto de países en los que traten de introducirlo. Por lo tanto, de momento tu manera de alimentarte o de comprar los productos no va a cambiar radicalmente, ya que nada apunta a ello. Sin embargo, este tipo de noticias nos hacen vislumbrar un poco más cómo van a ser los futuros de muchos.

En otro orden de cosas, si te interesa probar el método de compra de comida online, puedes hacerlo ya. Ahora bien, esta idea en sí no es una novedad. Muchas otras grandes empresas, así como algunas pymes del país, cuentan ya con este tipo de servicios.

En conclusión, el gigante online Amazon plantea cambios estructurales verdaderamente importantes en el negocio de la alimentación. Y, si te fijas en la información que tenemos, todo parece indicar que está preparando el terreno para abordar directamente este mercado. Ahora bien, faltan años para que esa realidad llegue a producirse. Y, mientras tanto, nos queda maravillarnos con su inteligente uso de la tecnología.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.