Blog de e-park

Películas de terror sobre coches

Verdaderamente, hay conductores tan irresponsables que deberían darnos miedo. Tipos que no respetan las normas de tráfico, que marchan a velocidades endiabladas o que conducen bajo los efectos del alcohol o las drogas.

No miedo, pero sí respeto, debemos tenerle a la carretera. La seguridad vial es fundamental para todos y, por ello, hemos de conducir con cuidado, rigor y sentido común, en beneficio de todos.

En este post, no obstante, no vamos a hablar de coches y conductores reales, sino de películas de cine en las que los coches adquieren el principal protagonismo. ¿Quieres pasar miedo? ¿Quieres descubrir los coches más terroríficos e impactantes de la historia del cine? No lo dudes, estás en el artículo correcto. Aquí y ahora vamos a contarte qué pelis han convertido a ciertos automóviles en los protagonistas de más de una pesadilla.

Coches y cine de miedo

– Muerte sobre ruedas

Rodada en 1990 por el director Christopher Cain y producida por MCA Televisión Entertainment, cuenta con un guion que pone los pelos de punta. La actriz Joanna Cassidy interpreta el papel de Laura MacKenzie, una madre que ha visto cómo su hija de 12 años era secuestrada y, sin pensarlo, persigue el coche poseído en el que se encuentra la muchacha.

Con el propósito de salvar a su pequeña, es capaz de mirar a los ojos de la muerte y exponerse a todos los peligros. Trasladada a un pueblo de Arizona para trabajar como conductora de un autobús, vive con inquietud las extrañas desapariciones de menores y los ataques realizados por un maníaco que conduce un inquietante coche negro.

Cuando su hija Stephanie es secuestrada, su persecución del degenerado ofrece más de un susto y una prolongada tensión. Todo sea dicho, la película arranca bastante bien, especialmente con la aparición del aterrador sedán negro que la protagoniza, aunque decae conforme avanza y vuelve a mejorar al final.

En definitiva, una película inquietante que se deja ver si buscas emociones.

– El diablo sobre ruedas

Más calidad y repercusión mediática tiene este film dirigido por el insigne Steven Spielberg en 1971. Es una película, además, que ha envejecido bastante bien.

Se trata de un largometraje de suspense, una de las primeras creaciones del entonces desconocido, y joven, director de cine.

A caballo entre el cine de acción y el misterio, con pinceladas de terror, la historia comienza cuando el protagonista, David, procede a adelantar a un camión cisterna. Su conductor, empero, se lo toma como una auténtica ofensa personal y decide perseguirlo allá por donde va.

Lo que comienza siendo un pique con posterior y malintencionado juego, va adquiriendo tintes dramáticos cuando la persecución aumenta y adquiere riesgo mortal.

Los amantes de las buenas peliculas no dudan en calificar esta cinta como una obra maestra, que ya permite entrever el innegable talento de su director. Los faros del camión se convierten en los ojos del psicópata, pues su conductor apenas es visible, como una sombra, durante toda la película. Este recurso cinematográfico contribuye a incrementar la tensión turbia, asfixiante y paranóica de la historia.

Definitivamente, no deberías perdértela.

– Christine

Jonh Carpenter es el director de esta película de culto en el cine de terror. Estrenada en 1983, se basa en una novela de idéntico nombre escrita por el maestro del género: Stephen King.

Tres son los protagonistas de la historia: Keith Gordon, Alexandra Paul… y Christine, un Plymouth Fury del 58 que resulta poseído por un perverso y mortal espíritu vengativo.

En una época en que la gasolina era barata y el rock and roll la esencia de la vida para muchos y el ritmo de su tiempo, el protagonista se enamora de este automóvil, consigue comprarlo y decide restaurarlo. Pero el coche empieza a mostrar que tiene vida propia. En un primer momento cree que todo es fruto de su imaginación, pero la gente comienza a morir a su alrededor y todo se complica con resultados fatales.

No dejes de ver esta película de terror progresivo que escenifica con acierto el espeluznante texto de King.

– Death Proof

Más reciente, concretamente de 2007, es esta impactante película dirigida por el mítico Quentin Tarantino. Un veterano Kurt Russell interpreta a un psicópata que, en su momento, trabajó como especialista de cine. Su principal pasatiempo es montar en su coche para acechar, asediar y matar a muchachas en el sur de Estados Unidos.

La caracterización de este malvado, basada en un look retro setentero, tocado por una cicatriz vertical que atraviesa su cara y propietario de un automóvil deportivo de tamaño grande, con un aspecto muy agresivo, contribuye a potenciar la tensión aterradora de la película.

El coche protagonista es un vehículo de especialista, creado y tuneado ‘a prueba de muerte’, que potencia la esencia de esta creación inspirada en las películas Z, a las que, en cierto modo, homenajea. Sangrienta, entretenida y con secuencias espectaculares, se trata de un buen pasatiempo para los amantes de este tipo de cine.

– The Car

Un misterioso coche negro, con los cristales tintados, emprende su trayecto por un pueblecito norteamericano. Dirigida por Elliot Silverstein en 1977, muy pronto te darás cuenta de lo peculiar de este viaje.

Porque, en realidad, a su paso va asesinando gente. Se trata de un Lincoln Continental Mark III del año 1971 que se encuentra poseído por el diablo. Por ello, nadie es capaz de hacerle frente. Hasta que el sheriff de una pequeña localidad de Nuevo México decide actuar e intentar hacer algo al respecto.

En 2019 se ha lanzado una secuela de esta película, titulada The Car: Road to Revenge. Dirigida por G. J. Echternkamp y producida por UFO International Productions, lleva esta historia a una ciudad de estilo ciberpunk en la que la corrupción, el crimen y la maldad campan a sus anchas.

Cuando un fiscal de distrito es brutalmente asesinado y arrojado con su coche recién comprado desde un edificio, será capaz de volver para encontrar venganza. Juntos, conductor y vehículo, persiguen y dan caza a sus asesinos.

– Maximum Overdrive (La rebelión de las máquinas)

Uno de los principales alicientes que ofrece esta película es admirar el trabajo del genial Stephen King como director de cine. Es el único film que dirigió.

Cuenta la historia de diferentes vehículos que adquieren personalidad propia y deciden volverse contra los humanos. Tiene, en este sentido, un carácter visionario, pues anticipa la reflexión que, al albor del desarrollo de la inteligencia artificial, todos deberíamos hacernos: el poder de las máquinas y cuánto dependemos de ellas los seres humanos.

Pero ¿qué ha producido este cambio en las máquinas? El presuntamente inofensivo cometa Rhea-M comienza a orbitar alrededor de la Tierra y su influencia empieza a determinar esos cambios conductuales en las máquinas. Bombas de combustible que dejan de funcionar, videojuegos que se descontrolan y máquinas de refrescos enloquecidas son los primeros síntomas de que algo está ocurriendo.

Bill Robinson trata de escapar y afrontar el peligro para salvarse a sí mismo y a toda la humanidad. ¿Crees que lo conseguirá?

Otras películas aterradoras con coches llamativos

– Evil Dead (Posesión infernal)

Esta película de 1981 cuenta la historia de cinco amigos que alquilan una casa antigua de campo para pasar un fin de semana. Pronto encuentran en el sótano un libro misterioso y grabaciones que parecen haber sido realizadas por el anterior propietario de la mansión.

Cuando una de las protagonistas pasea por el exterior de la vivienda es atacada por algo sobrenatural. Logra huir, pero sufre una posesión demoníaca y empieza a atacar al resto de sus compañeros.

En realidad, el coche protagonista no da miedo, aunque contribuye a la acción. Es un Delta 88 de 1973, de color amarillo, con el que los chavales acuden a la cabaña del terror. Es todo un actorazo: también ha aparecido en películas como Spiderman, Premonición y la versión de 2013 de esta misma película: Posesión Infernal.

– La familia Addams

¿Quién no conoce a esta divertida, y aterradora, familia? En 1991 se rodó esta película que incluye uno de los coches monstruosos, por excelencia, de la historia del cine.

Para el largometraje se escogió un Packard Twin Six de 1932, de color negro, señorial y distinguido, que el impactante Lunch conducía con encanto.

– Los gatos que devoraron París

En una ficticia localidad de Nueva Zelanda, sus habitantes se dedican a simular accidentes de automóvil para matar a los turistas y desvalijarlos. Uno de ellos consigue sobrevivir y empieza a convivir con ellos, hasta que decide escapar, aterrorizado, y descubre la guerra civil que mantienen con unos coches tuneados como principales armas.

Como has visto, no son pocas las opciones que tienes a tu alcance si deseas pasar una buena tarde de cine entre automóviles espeluznantes. Seguramente, después de ver alguna de ellas, ya no mirarás a tu coche con los mismos ojos.

¿Estás seguro de que no te susurra mensajes cuando lo pones en marcha? ¿Está mirando alrededor cuando activas sus luces? ¿Siente o padece si lo conduces bruscamente? Posiblemente, tu coche no es malvado… pero no deberíamos darlo todo por sentado.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.