Blog de e-park

Consejos para llevar el coche en un viaje en barco

Cuando cesa la época de lluvias y parece que el frío reduce su presencia en favor de un clima más primaveral y cálido, todos comenzamos a pensar en la mejor forma en la que podemos disfrutar junto a nuestra familia en la montaña, la playa, en la propia ciudad, en el campo o incluso en otro país.

Ventajas que te proporciona viajar en ferry

Cuando tu objetivo se centra en un destino que no se frecuenta muy a menudo, como puede ser una isla, o en el caso de España, Marruecos, es más cómodo trasladarte con tu propio coche. Esta es la mejor manera de transportar el equipaje que deseas de una forma más económica y cómoda que si viajas en avión. Para que esto sea posible has de contar con un aliado: el ferry.

Gracias a este transporte marítimo podrás viajar con tu propio vehículo y visitar los lugares que en transporte público o a pie no conseguirías ver. Te permite disfrutar de la gran sensación de libertad que te aporta viajar en vacaciones con tu coche particular.

Pero para que esto sea posible es necesario planificarlo con anterioridad, al igual que haces con cualquier otro viaje, para evitar contratiempos o el estrés de última hora. El coche podrá viajar contigo al contratar un espacio en la bodega del barco y te facilitará enormemente tus vacaciones.

Consejos para llevar tu coche en un viaje en barco

En muchas ocasiones, optar por llevar tu propio coche en vacaciones es más económico y también mucho más cómodo, ya que no tienes que pensar qué vas a hacer con todos los elementos como los juguetes o los carros de los más pequeños

– ¿Qué documentación básica vas a necesitar?

Debes diferenciar la documentación que vas a rellenar para la empresa de transporte marítimo de la propia de tu vehículo.

Para rellenar adecuadamente la documentación que proporciona la empresa de transporte marítimo, es recomendable leerla tranquila y sosegadamente para que no te dejes en el tintero ningún detalle importante. Algunos de los detalles que no debes pasar por alto son las características que debe reunir un vehículo para ser transportado por este medio. Esto es necesario para garantizar un acceso al barco tranquilo y sin sobresaltos.

Por otro lado, se aconseja contar con el permiso de conducir, los papeles que acreditan la titularidad del vehículo y, por supuesto, la carta verde del seguro. Es un documento que acredita la existencia de la cobertura obligatoria de responsabilidad civil que, aunque no es necesaria para viajar por los países miembros de la Unión Europea, sí que lo es para viajar fuera de Europa.

El operario responsable de embarcar tu vehículo puede solicitarte la ficha técnica del vehículo para comprobar que las medidas del mismo se ajustan a las de la plaza que previamente has reservado en la bodega.

– ¿Qué necesitas si viajas a otro país?

En cualquiera de tus viajes, si te vas a llevar tu coche, no debes olvidar el carnet de conducir. Para hacerlo con total responsabilidad y evitar algún tipo de situación incómoda debes asegurarte de que está homologado y de que en los países de destino es válido.

Si pretendes viajar por la Unión Europea no vas a tener problemas, pero si decides viajar fuera de ella es conveniente que solicites un permiso temporal en la Jefatura de Tráfico correspondiente, así como de todos los documentos que acrediten la titularidad del vehículo.

Debes tener cuidado con lo que pretendes transportar y has de ser muy cuidadoso. Por ejemplo, si vas de vacaciones con tu vehículo a un país musulmán, debes tener en cuenta que su legislación prohibe transitar por la vía pública con botellas de alcohol.

No solo debes tener cuidado con lo que transportas hacia afuera, sino también con lo que compras, ya que, por ejemplo, no puedes comprar más cajetillas de tabaco de las que te permite introducir la ley en España.

En ese caso, te expondrías a una multa que podría amargarte las vacaciones, por eso es conveniente conocer todo lo relativo a las cargas antes de hacerlo efectivo.

– ¿Cómo será el embarque?

Una vez que ya lo has embarcado, la tutela de los cuidados del vehículo corresponde a la compañía de transporte, pero, hasta ese instante seguirá bajo la responsabilidad del propietario. Con esto queremos decir que no te despistes ni un instante para evitar que cualquier persona pueda meter objetos que no te pertenezcan. Es posible que alguien intente introducir una sustancia de carácter prohibido y que se destine al contrabando. Otras de las acciones que, por desgracia, también se producen son que se cuelen personas en los vehículos con el objetivo de cruzar la frontera.

Todos estos motivos son más que relevantes para no perder de vista tu vehículo hasta que se introduzca en el barco.

– ¿Dónde viajará tu coche en el barco?

El vehículo va a viajar en la bodega del barco, pero para que esto sea posible, durante la planificación de tus vacaciones debes comunicárselo a la empresa de transporte marítimo con la que vas a realizar el viaje.

Algunas personas optan por alquilar un coche al llegar a destino, pero si viajas con niños, llevar tu propio coche te será mucho más rentable.

Para que no tengas ningún contratiempo al embarcar, rellena el formulario con precisión indicando la altura, modelo, marca y longitud del vehículo. No merece la pena decir que tu coche mide un poco menos de lo que en realidad mide, porque durante el embarque se comprueban las medidas aportadas y, si es más grande de lo que hayas declarado, tendrás que pagar la diferencia.

– Reservas para trayectos cortos

No necesitas abandonar España para cruzar el mar, ya que puedes desplazarte a las islas Baleares, Ceuta o Melilla. En cualquiera de estas ocasiones, a no ser que las medidas del vehículo sean distintas de las habituales, las reservas se realizan por Internet. El precio habitual variará al viajar con un remolque y si el vehículo es una autocaravana o una furgoneta.

Para los viajes de largo recorrido es necesario realizar el embarque al menos con una hora y media de antelación. En cambio, para los trayectos cortos puedes personarte con media hora de antelación sobre el inicio del viaje para realizar el embarque.

– Precauciones a tener en cuenta

No tengas miedo a preguntar cualquier duda, por pequeña que sea, antes de firmar el contrato.

En caso de que localices un desperfecto en el vehículo tras el viaje, no abandones el barco antes de realizar la correspondiente reclamación y recopilar toda la información necesaria para probar que esa abolladura o raya se han provocado en el transcurso de la travesía.

– ¿Cuánto cuesta llevar en barco tu coche?

El precio variará en función del punto de embarque. Veámoslo con un viaje a Ibiza desde distintos puntos:

  • Un viaje desde Valencia puede suponer 80 euros para ida y vuelta, más el billete individual de cada persona.
  • Para viajar desde Palma de Mallorca el precio son 50 euros ida y vuelta más el precio del billete individual por persona que puede ser de unos 84 euros. Si eres residente en las Islas Baleares, el viaje por persona no alcanzará los 30 euros y por transportar el vehículo serán 7 euros por ida y vuelta.
  • Para viajar desde Barcelona el precio del vehículo es de 50 euros ida y vuelta, a lo que hay que añadir el precio de por persona.
  • Si quieres viajar desde Denia, en Alicante, el precio por coche de ida y vuelta es de 141 euros, a lo que hay que sumar el precio del billete por persona.

Debes ser consciente de que los precios de los transportes varían en función de la temporada en la que te encuentres.

Qué debes tener en cuenta si vas a viajar con tu coche en ferry

En definitiva, para viajar con tu propio vehículo has de presentarte al menos con una hora y media de antelación a la hora prevista para la salida del buque. En los viajes entre Almería y Melilla o Melilla y Málaga necesitarás presentarte antes de una hora y para viajes entre Ceuta y Algeciras o Formentera e Ibiza tan solo necesitarás media hora.

En el instante de embarcar, tan solo el conductor lo podrá hacer junto al vehículo portando toda la documentación necesaria, mientras que el resto de pasajeros podrán hacerlo por los accesos habituales para el pasaje. Para poder desembarcar, sí será posible que todos montéis desde la bodega del barco.

Durante el tiempo que dure el trayecto no se puede ir dentro del vehículo y el motor ha de estar desconectado desde su detención en la plaza destinada para su embarque. Tan solo se podrá accionar al bajar las rampas y mediante indicación previa de un miembro de la tripulación del barco.

El coche pasa a ser responsabilidad de la compañía de transporte marítimo una vez está dentro del barco, pero hasta ese mismo instante la responsabilidad del vehículo corresponde a su propietario.

Recuerda que, si localizas un desperfecto en el vehículo, no debes abandonar el barco sin presentar la reclamación correspondiente.

Sigue todos estos consejos para viajar en barco con tu vehículo y no afrontarás sorpresas desagradables.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.