Blog de e-park

¿Cómo deshacerte de un coche viejo?

Hay una gran cantidad de motivos por los que puedes querer deshacerte de tu viejo coche, pero siempre aparece la eterna pregunta, ¿qué hacer con él? Aunque no conozcas todas las posibilidades que tienes para ello, antes de que leas este artículo has de saber que hay más de una.

No es tan complejo sacar partido a tu coche viejo ni lleva tanto trajín como puedes presuponer en un principio. A continuación, te presentamos algunas de las opciones existentes para que te puedas deshacer de tu viejo coche.

¿Cómo deshacerte de un coche viejo sin obtener a cambio un beneficio económico?

Cuando el propietario de un vehículo no está buscando obtener ningún tipo de rentabilidad económica por su coche tiene diferentes alternativas para deshacerse de él. Todas ellas pasan por gestionar el proceso a manos de un tercero o por sí mismo.

– Darlo de baja

El proceso para dar de baja un automóvil o cualquier otro vehículo de forma definitiva ha de realizarse a través de un CATV, acrónimo de Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos, o un desguace. Este trámite no requiere el pago de ningún tipo de tasa, aunque sí es necesario aportar la siguiente documentación:

1. Permiso de circulación.

2. Solicitud del impreso oficial.

3. Tarjeta de la ITV.

4. Identificación del propietario del vehículo.

Este trámite también puede delegarse en una empresa especializada, aunque en ese caso será necesario solicitar el justificante en el que se reflejen todos los datos del vehículo -como el CATV que se ha encargado de tramitar todo el procedimiento- y en el que aparezca indicado específicamente que es una baja definitiva.

– Déjalo en manos de un tercero

Cuando, como propietario, acudes a un desguace o CATV, lo normal es que no obtengas un beneficio económico. Pero es una de las formas más cómodas e inmediatas para deshacerte de tu coche viejo.

1. Desguaces

Si decides acudir a un desguace, se recomienda que realices una investigación previa para averiguar si alguno de ellos podría pagar algo por tu viejo vehículo, aunque de ser así será muy poco. Por otro lado, has de confirmar que el desguace tiene todos los procesos estructurados, que cumple con la normativa vigente y que tiene los sellos de calidad de AENOR.

El servicio que brindan se basa en la compactación de chatarra, en la venta de piezas y en el reciclaje, ya que tiene en cuenta las premisas medioambientales.

El proceso suele constar de la recogida del vehículo y la realización de todos los trámites de la baja de manera gratuita. En algunos casos, si el vehículo está muy lejos del desguace, el propietario ha de pagar por el servicio de grúa. En muy poco tiempo recibirás en tu domicilio el justificante de destrucción y la baja definitiva del vehículo.

2. Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos (CATV)

Estos centros están sustituyendo a los desguaces debido a que son más limpios y ecológicos. Se han convertido en la opción más económica y cómoda para que te puedas deshacer de un coche viejo garantizando el respeto al medio ambiente.

En todas las Comunidades Autónomas existen este tipo de centros y desde la página web de la DGT puedes acceder a un servicio de localización. Está a tu disposición un servicio de grúas gratuito, el tratamiento correcto del vehículo, los trámites a realizar son completamente gratuitos y te entregan el certificado de destrucción final.

Por tu parte, tan solo has de entregar la documentación necesaria para que se lleven a cabo estos trámites.

¿Cómo puedes deshacerte de un coche obteniendo un beneficio económico?

En muchas ocasiones, que tú quieras desprenderte de tu viejo coche no quiere decir que otras personas no puedan utilizarlo si su estado de conservación es bueno. De esta forma podrás perderlo de vista, pero aún obtendrás una pequeña rentabilidad económica en forma de un descuento en la compra de uno nuevo o una pequeña cantidad si decides venderlo por piezas.

– Vender el coche a un particular

Para optar por esta opción puedes utilizar multitud de plataformas, como las revistas especializadas, foros o sitios web que te ofrecen la oportunidad de anunciar tu vehículo de forma gratuita. Al optar por esta vía puedes escoger un beneficio económico superior al que obtendrás si optas por otras de las formas que te presentaremos a continuación.

Como único inconveniente de esta acción, has de tener en cuenta que tendrás que realizar todos los trámites por ti mismo, por ejemplo, la redacción de un contrato de compraventa.

Si no sabes cómo desarrollarlo, en la web de la DGT, en su apartado destinado a Cambio de Titularidad y Transmisiones, puedes encontrar los pasos a seguir. Además, no tienes que olvidar el impuesto que corresponde por la transmisión que se debe abonar a Hacienda.

– Vender el coche a un concesionario

Esta es una de las opciones más populares y recomendadas, además de la más lógica. Si vas a comprar un nuevo vehículo, entrega el viejo en el mismo establecimiento donde hayas decidido adquirirlo. Tanto si vendes tu viejo coche en un concesionario como si lo haces en un establecimiento de coches de segunda mano, el valor del coche aumentará cuanto mejores sean sus condiciones.

Es decir, si no has tenido problemas para pasar la ITV, tiene un buen historial de tráfico y el vehículo cuenta con un lbro de mantenimiento actualizado, el valor del mismo aumentará.

Es recomendable que el vehículo tenga menos de diez años y, por supuesto, que esté en perfecto estado. La tasación no se basa solo en esos factores, sino que el modelo, motor, marca y cilindrada también importan.

Para que no acudas a ciegas a una posible venta, puedes realizar una primera valoración usando la guía de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor o en Eurotax.

La mayoría de los concesionarios aceptan coches de su propia marca y también de otras ajenas a cambio de hacer una pequeña rebaja en el importe final de tu nueva compra. Por lo tanto, es muy importante que investigues y compares precios para tener un margen adecuado para negociar y así poder encontrar el establecimiento que tenga la mejor oferta.

– Vender el coche por piezas

Si tu coche no está en muy buen estado como para venderlo entero, puedes venderlo por piezas que sí que sean de utilidad. La mejor recomendación en estos casos es hacer un inventario de las que estén en buenas condiciones y ponerlas a la venta junto a una buena imagen y descripción en cualquiera de los portales especializados que hay disponibles.

Algunos componentes tienen más posibilidades de venta que otros, entre los que destacan los fungibles, que pueden sustituirse por otros de la misma categoría, o aquellos que son más difíciles de encontrar.

– Ir a un taller

Cuando tu coche no ofrece muchas garantías para que un nuevo conductor pueda utilizarlo, algunas personas deciden vendérselo a un taller.

Si tomas esta decisión deberás explicar al dueño del taller el estado y las características de tu coche. El director del taller lo evaluará para saber si puede obtener una rentabilidad real. En caso de que decida quedárselo y encuentre un comprador al que le interese por piezas o por completo, el taller arreglará cualquier avería o fallo existente para, posteriormente, ofrecerte un porcentaje sobre el precio de venta conseguido.

– Ir a un desguace

Cuando la única opción que tienes es vender a un desguace lo que queda de tu coche, lo que vas a necesitar es mucha paciencia. Deberás tener en cuenta el precio del hierro ligero y pesado en su precio por tonelada o por kilogramo.

Un coche se compone de acero, aluminio y plástico, por lo que por el chasis podrías obtener unos 80 euros. Si vendes el chasis completo podrías obtener unos 100 euros.

Los desguaces suelen asumir el transporte y procesamiento del vehículo y sus contaminantes. Posteriormente, el propietario podrá obtener un beneficio de lo que quede. No puedes perder de vista las multas que existen al desguazar o vender las piezas de un vehículo sin los permisos pertinentes. Estas multas pueden ascender hasta los 60 000 euros.

La mejor alternativa para deshacerte de un coche viejo

Debes saber que abandonar a su suerte un coche en la calle puede acarrearte una multa de hasta 30 000 euros, por todo ello es conveniente que utilices alguna de las fórmulas planteadas con anterioridad en las que puedes extraer o no algún tipo de beneficio económico.

Para deshacerte de tu viejo coche puedes tener infinidad de razones, pero la oferta del mercado suele ser una de las más importantes, sobre todo en estos momentos en los que se apuesta por cuidar el medio ambiente y contar con vehículos más sostenibles.

Para que evites unas sanciones que pueden dejar mermada tu economía durante un largo tiempo, es mejor optar por las siguientes opciones para deshacerte de tu coche viejo: vender tu coche a un concesionario o taller o entregarlo a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos para que lo traten de acuerdo a la normativa vigente en materia de reciclaje.

Aquesta pàgina web utilitza cookies per millorar els serveis oferts. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús i instal·lació. Per a més informació faci clic aquí.